Tal vez la carrera espacial se explique a partir de la tendencia consumista del ser humano: como no nos alcanza el Planeta Tierra, soñamos, invertimos y nos preocupamos por conquistar nuevos mundos. De otro modo no se explica cómo nos aventuramos en esta carrera loca del desenfreno ambiental por la cual necesitaremos al menos tres planetas para abastecernos en 2050.

Por este motivo es que el 19 de agosto es el Día del Exceso de la Tierra, la fecha aproximada en la cual la demanda anual de la humanidad sobre la naturaleza excede lo que la Tierra es capaz de renovar en un año. “Para el resto de 2014 estamos en rojo, ya que agotamos el balance de los bienes y servicios de la naturaleza que necesitamos para sobrevivir”, dijeron desde la asociación ambientalista.

Basado en datos de la Huella Ecológica, la cual mide cuánta naturaleza tenemos, cuánta utilizamos y cómo se utiliza, el Día del Exceso de la Tierra es una iniciativa para generar conciencia e inspirar acciones en torno al “gasto excesivo” ecológico, realizada por Global Footprint Network, asociada a la Organización Mundial de Conservación (WWF), representada en la Argentina por la Fundación Vida Silvestre.

Esta fecha que actúa como indicador de la velocidad en la que  estamos “consumiendo el planeta” cada vez llega antes. En 2000 el día fue el 1 de octubre. En 2014 es más de un mes antes, el 19 de agosto. En 1961, por ejemplo, la humanidad consumía sólo dos tercios de los recursos naturales disponibles en el Planeta. En ese mismo año, la mayoría de los países todavía tenían saldo ecológico positivo, es decir, que su huella ecológica era mucho más pequeña y sostenible. Los actuales niveles de consumo se han disparado y, actualmente, estamos totalmente fuera de los límites sostenibles: necesitamos un planeta y medio para abastecer las necesidades de consumo de la humanidad.

Si mantenemos esta tendencia, necesitaremos al menos tres planetas para abastecernos en 2050. Ojalá que no, pero todo parece indicar que vamos camino a eso.