Imágenes de perros de un suburbio de Bombay, India, con pelaje de color azul, están dando que hablar en las redes sociales y medios de todo el mundo. Lamentablemente no se trata de un efecto de un filtro de fotografía, si no que es un efecto de la contaminación con desechos químicos.

Los primeros en alarmar sobre la existencia de estos “perros azules” habrían sido integrantes de una asociación protectora de animales del municipio de Navi Mumbai: “Hemos detectado alrededor de cinco perros aquí. Fue espantoso ver cómo la piel blanca del perro se había vuelto completamente azul”, declararon en el diario Hindustan Times.

La organización presentó una queja ante la Junta de Control de la Contaminación local en la que acusó que en la zona industrial de Taloja se vierten desechos químicos directamente en el río Kasadi. Después de investigar el caso, la dependencia confirmó que cinco o seis perros se pintaron de azul después de entrar a buscar comida en una fábrica que estaba usando una tinta de este color para hacer detergentes. Los funcionarios le dieron siete días para limpiar la zona y eliminar el tinte que estaba descargando.

Desde la organización protectora de animales indicaron que los perros están regresando a su color blanco gracias a la lluvia, pero aún tienen infecciones en los ojos.

Aunque la fábrica puso rejas para impedir el paso de animales, los perros siguen bebiendo del agua con residuos químicos que corre por el río, lo cual representa un riesgo también para los trabajadores, que sufrieron problemas oculares y dolores de cabeza.

En la zona industrial de Taloja, en las afueras de Bombay, trabajan 76.000 personas en 977 fábricas de productos químicos, farmacéuticos, de ingeniería y procesamiento de alimentos, según datos de la fundación de transparencia Watchdog. El río Kasadi tiene niveles de contaminación 13 veces superiores a lo aceptable.