La francesa Renault viene creciendo en el mercado regional y en otros países gracias a la receta de vender masivamente autos económicos entre los que se encuentran el Logan, Sandero y Duster, que derivan de la marca rumana Dacia, pero que en la Argentina llevan el emblema del rombo en la parrilla.
Ahora dieron una vuelta más de rosca y aprovecharon la aceptación del Clio para relanzarlo bajo el nombre de Clio Mío con la particularidad de adoptar un nuevo diseño, ofrecer un kit de personalización que permite 2.000 tipo de combinaciones y lo más importante abaratarlo todo lo posible. El resultado, un modelo clásico que busca posicionarse entre los modelos más baratos del mercado con una imagen que apunta al público joven.
Uno de los objetivos de la revisión del modelo fue la reducción de costos. Esto, según la marca, permitió que su precio de venta caiga un 6 % (en promedio unos $ 3.500) y el costo de mantenimiento para el usuario lo haga en un 11%.
Para este proyecto la inversión en la planta de Santa Isabel, en la provincia de Córdoba, fue de 400 millones de pesos. Allí se fabrica para toda la región, y aproximadamente un 60 por ciento de la producción estará destinada a la exportación, principalmente a Brasil.

Dos siluetas.  En la Argentina las carrocerías disponibles son dos y el trabajo en materia estética tuvo un objetivo claro que fue alinearlo con los últimos productos de la marca a nivel global. Lo más destacable es que cambiaron paragolpes y ópticas.
Atrás se modificó el portón y el cuerpo interno de los faros, que mantienen la forma exterior. Las dimensiones se mantienen sin cambios con 3,81 metros de largo.
En el interior también hay algunas modificaciones visibles. Una de las más importantes es el equipo de audio (fijo), que incluye CD, MP3, USB, tarjeta SD y Bluetooth.
La reducción de costos se hace más visible puertas adentro. La recirculación del aire ahora se acciona con una manija (antes eléctrica), los cinturones delanteros perdieron la regulación en altura y los plásticos, todos rígidos, muestran algunos bordes descuidados, como en la zona baja de la consola central. Los ajustes parecen buenos porque no se escuchan ruidos molestos.
La dotación del Clio Mío es acotada ya que ofrece como principal equipamiento aire acondicionado, computadora de a bordo y dirección asistida.

Pequeño y rendidor.  El motor es un cuatro cilindros naftero de 1.2 litros con 16 válvulas que rinde 75 CV. Es un propulsor razonablemente elástico para la ciudad y bastante justo para la ruta. Acelera de 0 a 100 km/h en 13,5 segundos y logra una máxima de 157 km/h. velocidad. El consumo es muy razonable con una media de 14 kilometros por cada litro de nafta especial.
El comportamiento general del auto es ideal para el uso urbano ya que las suspensiones son blandas y ofrecen un aceptable nivel de confort. En la ruta es algo sensible a los vientos laterales.
Los frenos del Clio Mío son a disco adelante y tambor atrás, sin la posibilidad de optar por un sistema ABS.

Precio accesible y buena garantía. 
Con  tres  años o 100.000 kilómetros, la gama 2013 del Clio Mío queda disponible de la siguiente manera: Autenthique 3p, 60.900 pesos, Autenthique Pack Look 3p, 62.900 pesos, Expression 5p, 62.800 pesos, Expression Pack I 3p, 64.800 pesos, Expression Pack I 5p, 68.000 pesos.
Además, hay 4 kits disponibles: Ladies (baguetas laterales, embellecedor de espejos, Stripping y kit interior) a 3.700 pesos, Street (llantas de aleación luces antinieblas y stripping) a 5.200 pesos, Mío (Street más baguetas laterales y emebellecedor de espejos) a 6.500 pesos y Sport (spoiler delantero y trasero, faldones laterales y llantas de aleación) a 7.500 pesos.