Por Leandro Vesco

Matías Diaz quiere un país libre de vacunas. “Tenemos estado de derecho y nos vacunan a la fuerza”, nos dice en una larga charla donde repasamos la realidad que hay detrás del negocio de las vacunas. Ha lanzado una petición para pedir que se derogue la Ley de Vacunación Obligatoria 22.909, nos habla de que no existen estudios que demuestren la afectividad de las vacunas que hoy auspicia el Estado en todos los medios de comunicación, la complicidad de las asociaciones médicas con los laboratorios y hasta las muertes misteriosas de médicos que investigaban que el autismo está íntimamente relacionado con virus que tienen algunas vacunas. “Para toda intervención médica tiene que haber una alternativa. Y dentro de esta alternativa, debe estar la de no hacer nada, es decir no vacunarte”

Argentina sin Vacunas es un colectivo integrado por médicos y argentinos documentados acerca del trasfondo que se esconde detrás de la “salvación” de las vacunas. Matías Diaz es uno de sus miembros, junto al grupo Médicos contra Las Vacunas intentan concientizar sobre la otra realidad, la que no es contada por medios y que nos muestra aún con mayor consistencia todas las pruebas que existen en contra de las vacunas. “Varios organismos de Derechos Humanos que se han expresado en la materia. El Tratado de Nüremberg, la Ley Nacional 26.529 sobre los Derechos del Paciente en su Relación con los Profesionales e Instituciones de la Salud, en sus artículos 42 y 43, nuestra Constitución y la Declaración Universal sobre Bioetica y Derechos Humanos de la Unesco nos dicen que toda intervención médica requiere del consentimiento de la persona que va a recibir una vacuna. El consentimiento tiene que ser dado en base a información verídica y constatable. Entonces yo lo que pido es que me muestren un estudio de que las 19 vacunas del gobierno no causan cáncer, enfermedades, y no me lo van a poder mostrar. Es totalmente experimental lo que están haciendo”

La denegación a la información es la mejor arma que esgrimen los laboratorios acompañados por los gobiernos para continuar con uno de los negocios más grandes de la historia. Provocar pánico a las enfermedades y vender los supuestos antídotos de los cuales jamás se sabe su contenido real. Lo cierto es que las vacunas contienen ingredientes dañinos para nuestra salud. Virus y bacterias procedentes de células de animales, el aluminio que está asociado a la degeneración de la médula y el cerebro, el formaldehido es un cancerígeno. La vacuna contra la gripe que se anuncia y que está disponible en todo el país en forma gratuita contiene mercurio que es una neurotoxina y el glutamato monosódico que provoca trastornos metabólicos como la diabetes. “Nos oponemos por razones científicas a la vacunación. No descreemos de la teoría de la vacunación. Algunas vacunas han demostrado cierta efectividad en condiciones experimentales. En los laboratorios, con condiciones perfectas, las vacunas tienen efectividad. Pero en la práctica no sucede lo mismo”

Matías Diaz tiene 34 años y hace diez que está estudiando el tema de las vacunas en la Argentina y en el mundo. Tiene información y la da sin vueltas, nos habla de médicos que en nuestro propio país se hallan en la vereda de enfrente, están unidos en el grupo Médicos contra la Vacunación y ellos han difundido un estudio sobre la diferencia entre niños vacunados y no vacunados. El estudio lleva por nombre Cal-Oregon y sobre una base de 17.674 niños, los que habían recibido vacunas tenían: 120% más de asma, 185% más de trastornos neurológicos y un 144% más de autismo. “Hay que hacer un análisis riesgo beneficio en base a qué es una amenaza viral. Cuando se introduce la vacuna contra la sarampión la mortalidad era de 1 en 10.000, hoy tenemos 1 de cada 300 chicos con diabetes, 1 de cada 2 con alguna enfermedad crónica. Evidentemente no estamos haciendo bien las cosas”

En nuestro país la situación está muy atrasada con respecto al mundo, el miedo y la paranoia a contraer una enfermedad es una debilidad creada por el estado para obligar a la población a vacunarse, aún desconociendo para qué, si hay una vacuna es mejor ponérnosla. “Te das cuenta del negocio de las vacunas cuando tenés que vacunar a tus propios hijos. Las preocupaciones de los padres son muy legítimas, los chicos están recibiendo diez veces más vacunas que hace treinta años atrás. Dentro de la información que te brinden al momento de ponerte una vacuna debe haber una alternativa por si no aceptas. Lo contrario es pedirte a vos que te sometas a un tratamiento contra tu voluntad, y tiene que estar la opción de no hacer nada” El propio Sabin, creador de la vacuna contra la poliomelitis reconoció que: “Los datos oficiales muestran que la vacunación a gran escala no ha podido obtener ninguna mejora significativa de las enfermedades contra las que se supone deben proteger” ¿Vacunas contra la gripa A, contra la gripe?

El Federal: ¿Hay evidencias de que las vacunas curen enfermedades?
Matías Diaz: Toda la evidencia de 50 a 60 años a esta parte nos muestra que la vacunación es una alternativa errada y obsoleta para la prevención de enfermedades. Nosotros tenemos un microbioma que está constituido por nuestras bacterias y virus. Por ejemplo ahora está de moda la vacuna contra la gripe, pero las personas que no tienen el virus de la gripe, es decir las que se vacunan, tienen 550% posibilidades de contraer otras enfermedades respiratorias. La gripe cumple una función en el cuerpo. El sarampión, la papera, la vericela son virus que están en una relación ecológica con nosotros. Se pueden cobrar alguna vida de vez en cuando, pero tienen aportes beneficiosos para nosotros.

EF: ¿Cuáles son las consecuencias de las vacunaciones masivas?
M.D.: ¿Cuál es la ciencia que respalda el concepto de que más es mejor, en relación a las vacunas? No estamos cada vez más sanos. Estamos viendo Alzhéimer en personas de 40 años, y es una enfermedad que se produce a partir de los 65 para arriba. Evidentemente no estamos haciendo bien las cosas. Y este concepto de miedo, esta paranoia a las enfermedades no tiene sentido. Hay muchos factores que están en juego. El Estado promueve que está vacunando contra gripe, la sarampión y está salvando 14 vidas al año. Por ejemplo, los casos mortales de varicela son 1 en 10.000 y todo el resto tiene inmunidad natural. Entonces están vacunando a 10.000 personas para ver si pueden salvar a una. Hay grupos de médicos en todo el mundo que están haciendo estudios y se puede comprobar que los números no cierran de ninguna forma.

EF: ¿Son las vacunas son un negocio?
M.D.: Son un negocio fenomenal, pero también son una estafa al erario público. Los médicos en Argentina están entre los peores pagos en el mundo, pero gastamos fortuna en dosis de vacunas que no sabemos si realmente sirven. En el Hospital no hay gasas, pero te “achuran” a vacunas. Y los fondos de Salud se están yendo en eso: van a parar a los laboratorios, a las compañías multinacionales. Lucran con la salud. La Sociedad Argentina de Pediatría recibe fondos de laboratorios para la investigación, es decir que en los hospitales se experimentan con vacunas. La Sociedad Argentina de Infectología, también reciben los mismos fondos. En su directorio se encuentra el CEO para Sudamérica de , uno de los más grandes fabricantes de vacunas a nivel mundial. En el Hospital Guitierrez reciben fondos. Nos venden que hay un consenso que une a todos los médicos y que están de acuerdo a favor de la vacunación y eso es mentira. Tráeme un neurólogo pediátrico que le ponga vacunas a un niño, no lo vas a encontrar. No se hacen controles ni estudios con las vacunas, es toda una ciencia estirada de las patas.

E.F: ¿Por qué inicias tu petición de Derogación de la Ley Nacional de Vacunación Obligatoria y cuál es el papel del Estado en todo esto?
M.D.: Yo quiero vivir en un país libre, quiero que la Ley se derogue. Es imposible que en un país donde existe el estado de Derecho, el estado puede aplicar tratamientos médicos por la fuerza vía vacunación. Esto es una locura. Ahora tenemos una epidemia de cáncer en el país, y qué sigue: ¿nos van a obligar a hacernos quimioterapia? Lo más importante es que la gente recupere el derecho a decidir. El Estado te tiene que demostrar que no le estás haciendo nada malo a tu hijo. Con la vacunación te ponen en un lado de que estás obligado a hacerlo, aunque tengas una objeción en la conciencia. Si no vacunas, sos mal padre. Acá estamos muy atrasados con respecto a nuestras libertades, porque a la gente se la ha convencido de que vacunar es lo que tenes que hacer para salvar a tu hijo.

E.F.: ¿Hay médicos que se oponen a la vacunación, qué estudios han hecho y qué han comprobado?
M.D.: A pesar de las presiones hay cada vez más médicos que están en contra de las vacunas. Y del negocio. El año pasado estuvieron desapareciendo médicos en condiciones muy extrañas, se sabe que estaban trabajando con chicos con autismo. A un médico que lo visitó la FDA (La FDA es la agencia del gobierno de los Estados Unidos responsable de la regulación de alimentos, medicamentos, cosméticos, aparatos médicos, productos biológicos y derivados sanguíneos) y a los dos días apareció flotando con un escopetazo en el pecho. Trabajaban con el autismo, hallaron una molécula que inhibe un gen y que provoca una caída en la inmunidad, y llegaron a la conclusión de que esta molécula no le había podido llegar al cuerpo sino por una vacuna. Esto es muy grave. Judy Micovich halló que en una línea de vacunas se había metido un virus de ratón (XRME) y este virus se ha introducido en la población y están apareciendo un montón de enfermedades crónicas. El caso emblemático es el del virus FB40, un virus cancerígeno que se dio a 100 millones de personas contenido en la vacuna de la polio.

E.F.: ¿Qué sucede en otras partes del mundo en relación a la vacunación obligatoria?
M.D.: Básicamente el negocio opera así, en el tercer mundo vos tenes vacunación obligatoria, y en los países desarrollados, no. En Estados Unidos a la gente la coaccionan, pero no hay ninguna Ley de vacunación obligatoria, y ellos como ciudadanos pueden pedir una exención por razones religiosas o filosóficas, o las que fueren. En Estados Unidos vacunan por fraude, porque no se informa a la población de que tienen la posibilidad de decir que no a las vacunas. En California si es obligatoria, el año pasado salió una ley que obliga a los chicos a tener ciertas vacunas para entrar a la escuela, pero se les cayó la matricula a las escuelas. En Malibú hay un 80% de niños no vacunados. En Austria, el 35%, y no ocurre ningún fin del mundo sino estás vacunado.

E.F.: ¿Existe alguna vinculación entre el aumento del autismo y las vacunas?
M.D.: Independientemente de si las vacunas son las causantes o no, hay una crisis de autismo que no la podés explicar. Hay cientos de estudios que vinculan a las vacunas con el autismo. Hay una investigación realizada por Andrew Wakefield en 1998 que es clave para entender esto. Él comprobó que hay ingredientes en algunas vacunas que provocan el autismo. Las vacunas están haciendo un desastre con la salud de los chicos. Con el afán de prevenir enfermedades estamos haciendo una generación de niños, de pacientes pluripatológicos, polimedicados.

E.F.: ¿Vamos a un mundo sin vacunas?
M.D.: Cada vez hay más médicos que aceptan las evidencias en contra de las vacunas. Pero por otro lado los medios ayudan a generar miedo. Por ejemplo, cuando se habla de vacunas en los medios ¿quién aparece? Stamboulian, y ¿quién es Stamboulian? Es el mayor vendedor de vacunas del país, entonces cómo, el tipo que te informa sobre la importancia de vacunarte es el que te vende las vacunas. Igualmente, la gente cada vez confía menos en los medios y a nivel mundial el movimiento es infrenable. Nuestro cuerpo y el de nuestros hijos son territorios soberanos y nadie más que nosotros de pueden meter allí. Necesitamos derogar la Ley de Vacunación Obligatoria, que además fue sancionado durante la dictadura militar.

Para firmar la petición podés ir a: https://www.change.org/p/petici%C3%B3n-para-derogar-la-ley-de-vacunaci%C3%B3n-obligatoria-22-909-en-argentina