El caso se hizo público en octubre de 2020 en la localidad de Sauce, cuando un hombre fue detenido tras la publicación en redes sociales de una fotografía en la que posaba junto a otro hombre y sosteniendo el felino muerto, a modo trofeo.

El fiscal especializado Gerardo Humberto Cabral confirmó a Télam que sobre Ramón Ramírez pesan dos causas, una por depredación de fauna silvestre en peligro de extinción, y otra por los ciervos que mantenía en cautiverio. Se trata de delitos que refieren a la infracción de los artículos 25 y 27 de la Ley Nacional de Conservación de la Fauna.

El fiscal detalló que cuando se realizaron los allanamientos, se encontró ropa y elementos para la caza y a los ciervos encerrados, y señaló que se presume que los criaba para luego liberarlos y sus clientes pudieran cazarlos.

Confirmó, además, que el acusado se desempeñaba como guía de caza y que estaba registrado, ya que la caza de ciervos Axis está autorizada, dado que, recordó, “es una actividad controlada de especies permitidas”. La autorización, explicó, es “aprobada hasta por los biólogos, porque tiene que ver con el equilibrio del ecosistema”, pero reiteró que está prohibido mantener a los ciervos en cautiverio.

La pena que podría caberle a Ramírez asciende hasta tres años de prisión y no se descarta que se disponga una suspensión a prueba, aplicación de tareas comunitarias.

Tras aclarar que “en delitos de caza furtiva, no son muchos los que llegan a procesamiento”, el fiscal destacó el trabajo de la única Fiscalía Ambiental de la provincia que abarca las localidades de Sauce, Curuzú Cuatiá y Mercedes.

El cazador furtivo estuvo demorado, pero “fue excarcelado bajo caución juratoria, aunque nosotros pedimos la real, fue considerado el informe socioambiental”.