La Red Ambiental Querandí realizó un pedido de informe al Honorable Consejo Deliberante de Villa Gesell para que comunique a la sociedad el impacto ambiental que tendrán las obras que se están haciendo en las rutas 11 y 56, donde se ensancha la calzada para hacerlas doble mano con el fin de agilizar el tráfico en estas rutas. El colectivo ambiental advierte que se trabajará en áreas protegidas.

Las rutas 11 y 56 se hallan entre las vías en las que se harán obras para modificar su traza original con el fin de volverlas doble vía y así poder trasladar con mayor seguridad a más automóviles. Se trata de dos de las rutas más transitadas en época de temporada alta en verano. La ruta 11, llamada “La Interbalnearia” tiene un largo de 583 kilómetros y une Punta Lara con Mar del Sur, es la ruta de mayor tráfico en verano ya que conecta todas las localidades balnearias de la Costa. La ruta 56 tiene 62 kilómetros de longitud y une el empalme de la 11 en el acceso de General Conesa con el empalme de la 74 en General Madariaga.

La Red Ambiental Querandí es un colectivo ecológico que trabajaba para generar políticas ambientales en la zona de la costa atlántica. Ante la inminencia de las obras de apertura de calzada en las rutas 56 y 11, y sin tener ningún estudio de impacto ambiental de las mismas, le solicitó al Honorable Consejo Deliberante de Villa Gesell que lo realice, ya que las obras pasarán por áreas protegidas.

El pedido expresa: “Dado el inicio de la obra de construcción del doble carril de la ruta provincial 11 en el tramo General Conesa – San Clemente del Tuyú y que estarían próximos a iniciarse los trabajos para la construcción del doble carril en los tramos Villa Gesell – Mar Chiquita de la ruta provincial 11 y General Conesa – General Madariaga de la ruta provincial 56; y considerando que estas rutas recorren Áreas Protegidas tales como Reservas de Biósfera (Reserva de Biósfera Mar Chiquita), Reservas Provinciales (Reserva Provincial Mar Chiquita, Reserva Provincial Salada Grande), Reservas Municipales (Reserva Municipal Faro Querandí), Refugios de Vida Silvestre (Refugio de Vida Silvestre Laguna Salada Grande, Refugio de Vida Silvestre Mar Chiquita), Sitios RAMSAR -Humedales de Importancia Internacional- (Sitio RAMSAR Bahía de Samborombón), Sitios AICA –Áreas Importantes para la Conservación de las Aves- (Sitios AICA Estancia Medaland, Albúfera de Mar Chiquita, Bahía Samborombón), y que discurren cercanas a Reservas Nacionales (Reserva Nacional para la Defensa ‘Dragones de Malvinas’), Parques Nacionales (Parque Nacional Campos del Tuyú) y atraviesan el hábitat del Monumento Natural Venado de las Pampas

Este corredor biológico pasa por las rutas en las que se harán las obras, que -según el pedido de informe- “deberían tener una lógica de planificación que no sólo resuelve el problema del tráfico, sino que asegure una mayor seguridad para las personas, la posibilidad de potenciar el valor escénico del corredor que resulta la antesala de ingreso a los centros turísticos de la zona, la protección de flora, fauna y del recurso agua”

Las obras, que ya han dado comienzo, según se puede constatar en la construcción de una cantera ubicada en General Lavalle ya produjo desequilibrio ambiental, como el desmonte de algunos talares de la especie Celtis Tala, que se halla protegida por la Ley 18.888/16 de Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos de la provincia de Buenos Aires, también se han dragado algunos sectores de la cuenca del arroyo Las Tijeras. Ante estos hechos, la Red Ambiental Querandí advierte que los vecinos “desconocemos el proyecto de cada una de estas obras viales, qué medidas de mitigación están planteadas para los impactos que naturalmente tiene una obra de estas características. La descarga de agua se está haciendo en el Arroyo Tijeras, por lo cual existirá un cambio de caudal y sedimentos importante sobre la cuenca del mismo aguas abajo, precisamente es allí, aguas abajo, donde se localiza el Parque Nacional Campos del Tuyú, el que podría ver modificado su ambiente a partir de un cambio en el régimen de anegamiento de sus suelos”.