La obra desplegada frente a la estación del Ferrocarril General Belgrano -diseñada por Andy K- expresa la crueldad de talar árboles para la fabricación de durmientes cuando existen múltiples alternativas.

Que en pleno siglo veintiuno, y en medio de una grave crisis climática, sanitaria y de biodiversidad, se siga utilizando quebracho para el reemplazo de vías de tren es un verdadero despropósito y un crimen. Para que pueda servirles para tal fin la especie demora en crecer entre 60 y 80 años, y prácticamente se utiliza un árbol por durmiente. Durante las últimas décadas la deforestación y la tala indiscriminada han colocado a la región del Gran Chaco al tope de los índices globales de pérdida de bosques nativos. Es necesario el abandono de los durmientes de quebracho en forma definitiva”, explicó Hernán Giardini, coordinador de la campaña de Bosques de Greenpeace.

La organización ecologista denunció en un informe reciente que en los últimos 8 años más de 2 millones de quebrachos fueron talados para ser utilizados como durmientes y reclama al Ministerio de Transporte de la Nación terminar con su uso lo antes posible. Sin embargo, hace pocos días reveló que se abrió una nueva licitación para el recambio de vías en Chaco y Catamarca, que incluye la compra de 36.000 durmientes de quebracho.

La licitación del Ministerio de Transporte de la Nación BCyL N° 28/2021 “Mejoramiento Pesado de Vías en Sectores Varios, Línea General Belgrano, Año 2021” utilizará 36.000 durmientes de madera en 15 kilómetros entre Puerto Tirol y Laguna Blanca (Chaco) y en otros 15 kilómetros entre Totoralejos y Recreo (Catamarca). La misma se adjudicará a mediados de septiembre de este año.

Los trenes son claves para avanzar en un sistema de transporte eficiente y de bajo impacto ambiental comparado con el transporte de carga vehicular. Es momento de tener una red ferroviaria sustentable. Es un buen paso que algunos de los durmientes que están reemplazando sean de hormigón, y que ya estén licitando algunos de sintético reciclado, pero mientras tanto se siguen comprando muchísimos de quebracho. Resulta clave que el Ministerio de Transporte defina una fecha para abandonar el uso de madera para durmientes”, señaló Giardini.

El reporte difundido por Greenpeace advierte que el quebracho colorado, un árbol de gran porte y crecimiento lento, fue declarado en el año 1956 “Árbol Forestal Nacional”, por su importancia ambiental, económica y social. Sin embargo, su explotación intensiva y los desmontes para desarrollo agropecuario llevaron a su estado actual de vulnerabilidad, y en Argentina ha sido categorizado como “En Peligro” por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.