Fotos Gentileza Diario El Día de Gualeguaychú

La imagen podría ser la de 2008, pero no lo es por varios motivos: porque la Mesa de Enlace se debilitó, porque ya no existe ninguna resolución 125 y, sobre todo, porque la cantidad de productores tuvo una merma importante en el número. De todos modos, Federación Agraria Argentina, Confederaciones Rurales Argentinas, Coninagro y la Sociedad Rural Argentina levantaron sus banderas contra un incremeneto del 20 por ciento en el impuesto inmobiliario rural de Entre Ríos. Lo llamaron “impuestazo”. Y cortaron la ruta 14 a la altura del kilómetro 53.

El corte se apoyo en el pedido de derogación de la reforma tributaria que impulsó el Gobierno de Entre Ríos y avaló la Legislatura provincial, que sancionó la ley 10.270. Los productores entrerrianos abonan, en promedio, 414 pesos por hectárea. Ahora deberán pagar un 20 por ciento más.

En Gualeguaychú, el vicepresidente 1º de Confederaciones Rurales Argentinas, Pedro Apaolaza explicó que “ante el nuevo impuestazo dispuesto por el Gobernador Uribarri la situación del productor es insostenible”. “Lamentablemente notamos que estas medidas como las de Entre Ríos son una profundización del aumento de la presión impositiva y creemos que se van a ir multiplicando, por la presión del Gobierno Nacional que no respeta la Ley de Coparticipación. Los gobiernos provinciales se están viendo obligados a tomar este tipo de acciones”, completó el dirigente.

Por su parte, el vicepresidente de la Federación, Javier Melchiori, denunció  que “parece mentira que después de seis años volvamos al mismo lugar, cuando se consideraba que había quedado en la historia la Resolución 125”. Melchiori explicó que “hoy nos encontramos a seis años con nuevos impuestos tales como a la Herencia, Ingresos Brutos que caen de lleno sobre el sector, a lo que debe sumarse lo que fueron los tres incrementos en el Inmobiliario, uno de ellos de características siderales, con aumentos que rondaron entre el 600 y el 800%, con el nivel de impuestos a la exportación insostenibles”.

“El impuestazo es el manotazo del ahogado que provocará más recesión y frenará el consumo porque entre los impuestos y la inflación la gente se queda sin nada”, dijeron los dirigente autoconvocados. “Además se corre el riesgo de que en marzo, si necesita recursos, pueda modificar las valuaciones tributando más a nivel provincial y también a nivel nacional en Bienes Personales”. Y agregaron: “A esto hay que sumarle una presión impositiva a nivel nacional récord e insostenible, producto de los impuestos a la exportación que llegan al 35%”, completaron.