El cultivo intensivo y el modelo agropecuario hicieron que en el cerro El Morro se rompieran las napas freáticas y naciera el denominado Río Nuevo, un cauce al que aún pretenden darle una explicación y que continúa creciendo. Para proteger el cerro la Fundación Investigación Social Argentina Latinoamericana (FISAL) organizó un programa llamado “Abrazo al Morro”, que contempla la plantación de 40.000 olmos.

La semana pasada se plantaron los primeros cien. El proyecto “Abrazo al Morro” pretende rodearlo, creando un anillo de árboles que lo protegan con el fin de reforzar naturalmente este nuevo río que sorprende, pero que ya es inevitable. La plantación de los 40.000 olmos se hará a un costado de la ruta provincial 17, este programa se suma al ya iniciado por el gobierno de San Luis y que consistió en la plantación de cortaderas que absorben el excedente de agua.

El propósito del Programa es crear una contención natural para que el Río Nuevo, en el caso de que llegue a desbordarse, como lo hizo en el pasado, pueda tener escudos naturales para que el agua no provoque inundaciones y aluviones. Alberto Rodríguez Saá, Presidente de la Fundación, declaró a la prensa en el acto de plantación de los primeros cien olmos, que: “Este proyecto es un ejemplo ecológico para todo el país. Este abrazo al Morro es un ejemplo para los productores de la zona, que en su momento deforestaron y provocaron un grave daño ecológico que tenemos que reparar con mucho esfuerzo y con el compromiso de todos

La FISAL, impulsa a las empresas que, por medio de la Responsabilidad Social apoyen esta iniciativa ambiental. Los olmos que se han plantado y que se plantarán tendran entre 1.20 y 1.80 metros de altura, con un costo de $150 pesos cada uno, los mismos serán donados por distintas empresas que se adhieren al Programa “Abrazo al Morro”