T ° | ST °
Revista el Federal - Viajes - nota

Playas doradas, el balneario más deseado de la Patagonia

A 28 kilómetros de Sierra Grande (Río Negro), Playas Doradas es un balneario ideal para el descanso y la práctica de deportes de viento. Sus aguas cálidas y cristalinas, sus arenas brillantes y un pintoresco pueblo hacen de este lugar, un paraíso.

Para los pobladores de las provincias patagónicas, Playas Doradas es un paraíso. El suave declive de sus playas, extensas y amables, el pequeño poblado y la serenidad de la costa, producen un bálsamo para quienes deben convivir con el desierto y las estepas. Ubicada a 28 kilómetros de Sierra Grande (Río Negro) es el lugar ideal para disfrutar del mar austral.

El pueblo marítimo tiene una población estable de 195 habitantes. Para ellos, el mar es el eje de sus vidas. Con vísperas del verano, la pequeña aldea se prepara para recibir a miles de turistas que vienen aquí para gozar de la tranquilidad del lugar y bañarse en un balneario que está hecho a la medida de aquellos que necesitan relax y gozar del mar y de los atractivos patagónicos.

Playas Doradas debe su nombre por una particularidad que vuelve al lugar único. Sus arenas finas son el resultado de la fragmentación del cuarzo y el sílice, cuando amanece, o al fin del día, se produce la magia: el resplandor dorado baña la costa de una cenicienta luz. Las arenas blancas son escenario de múltiples actividades, que pueden abarcar desde el kayak, el buceo y la práctica de los denominados deportes de viento, como el carrovelismo, el canotaje, la navegación a vela y el windsurf.

La playa principal tiene una extensión de 3 kilómetros y un declive al mar, en marea baja de 900 metros. “Más allá de las múltiples actividades que preparamos para este verano, los atractivos salientes de estas playas son su tranquilidad, sus arenas suaves y blanquecinas y la calidez y transparencia de sus aguas“, detalló el secretario de Turismo de Playas Doradas, José Pezzano.

A pocos metros del balneario está la desembocadura del arroyo Salado al Mar Argentino, que produce un recoleta ría creando un lugar ideal para la práctica de kayak, pero también para descubrir la belleza del interior del mar. El buceo y el snorkel son actividades recomendables aquí. Los que no crean necesario hacer esfuerzo alguno, puede optar por caminatas en la orilla y alrededor de la ría.

Playas Doradas tiene la pingüinera más septentrional del mundo y la colonia de gaviotines más numerosa de Latinomaérica, el ecosistema de la playa “crea un marco único para el avistaje de más de 100 especies de aves y también de cóndores, que tienen un lugar especial a 300 metros de las playas para anidar”, afirma el funcionario.

A pesar de que en verano el lugar es concurrido, la tranquilidad alcanza para todos. El visitante a las Playas Doradas entiende que es un lugar de paz y calma, a pesar de que por las noches algunos paradores ofrecen platos típicos y bebidas frescas para completar la experiencia de estar viviendo el verano en una de últimas playas del mundo. “Más allá del desarrollo de algunos servicios básicos para el turismo, la idea es mantener el principal atractivo de estas playas, que es el respeto a la naturaleza“, concluye Pezzano. Playas Doradas, es un lugar con encanto propio.