El informe elaborado por el SMN pone de manifiesto los resultados de un análisis estadístico del comportamiento estacional de la temperatura bajo la ocurrencia de este fenómeno, tanto en su fase positiva (El Niño) como en su fase negativa (La Niña).

“Como se vino observando, es de esperarse que durante el otoño e invierno previo las temperaturas estén en general por sobre los valores normales, mientras que al comenzar la primavera y durante el verano la tendencia se invierta, especialmente sobre el centro y sur del país”, señala el informe.

“Si bien el comportamiento de un evento puede variar con respecto a otro, el de este año se asemeja a un típico evento fuerte de El Niño. Es así que el cambio observado en la temperatura a partir de septiembre coincide con lo esperado, en promedio, durante uno de estos eventos”, continúa el informe fechado ayer.

En este sentido, el SMN informó el viernes pasado que el actual mes de octubre es, en el promedio de temperaturas en todo el territorio nacional, el más frío desde 1961.

“Luego de un otoño e invierno muy cálidos que afectara a gran parte del país, las condiciones de temperatura comenzaron a revertirse ya a partir del mes de septiembre. Durante este mes las llegadas de masas de aire frío se tornaron más recurrentes sobre el sur y centro del país resultando a nivel mensual un predominio de temperaturas por debajo de lo normal sobre dichas zonas”, señala el texto. Y aclara que “en cambio sobre el norte del país las condiciones más cálidas que lo esperado continuaron observándose, aunque más debilitadas que en los meses previos”.

En su informe, el servicio explica que si bien “está muy estudiada la relación que existe entre el fenómeno de El Niño en cuanto a precipitación y temperatura, se le suele dar mayor relevancia con respecto al primero, debido a su mayor impacto por la ocurrencia de eventos intensos de lluvia, crecida de ríos, inundaciones o sequías prolongadas”.

“No obstante también resulta importante el efecto que pueda tener este fenómeno global con la temperatura regional ya que, por ejemplo, durante el verano o invierno podría estar asociado a la mayor ocurrencia de olas de calor o de frío, respectivamente”, precisa.

En lo que va de octubre, las entradas de aire polar hacia el continente generaron en la región de Cuyo y sur del NOA “los desvíos mensuales más significativos de temperatura, llegando en algunas localidades a ser del orden de los 7 u 8 grados bajo cero, es decir que en promedio en lo que va de octubre la temperatura estuvo entre 7 y 8 grados por debajo de lo normal”, indicó el informe hecho por los especialistas.