La Patagonia quedará menos comunicada a partir de esta semana, las Líneas Aéreas del Estado, LADE, dejarán de volar por no tener presupuesto para mantener los aviones que estaban cumpliendo con el servicio de unir las principales capitales patagónicas. La noticia causó un gran malestar entre los trabajadores y los clientes de la línea, la causa principal de la suspensión de los vuelos es que se descubrió que los aviones hacía dos años que estaban volando sin el mantenimiento que exige el fabricante.

“LADE es un un organismo de la Fuerza Aérea Argentina que sostiene desde sus orígenes un fuerte compromiso con la comunidad patagónica, vinculado con el fomento aerocomercial en servicio de la promoción, comunicación y ayuda a las poblaciones más alejadas de los centros urbanos”, comentó al diario Ámbito Financiero el Brigadier General Enrique Amrein, titular de LADE, quien ordenó suspender todos los vuelos de los aviones SAAB 340B, por estar con graves problemas de falta de mantenimiento.

La determinación de suspender todos los vuelos se debe a que el personal de la empresa estatal “halló” que los trenes de aterrizaje de las naves estaban con dos años de vencimiento con respecto al mantenimiento que fija el fabricante. Durante todo este tiempo, los dos aviones SAAB estuvieron volando transgrediendo normas de seguridad. “Dios es el piloto”, comentaron fuentes de LADE al medio capitalino al referirse a la buena suerte que han tenido en los vuelos los pilotos que han volado estos aviones con los trenes de aterrizaje vencidos.

Los 4 SAAB 340B que integraban la flota fueron comprados en el 2008 por un costo de 30 millones de dólares, en aquel entonces la Ministra de Defensa era Nilda Garré. Allí se dejaba expresamente dicho que en el 2016 debían hacerse el mantenimiento general de las piezas y el macanismo del tren de aterrizaje. Este trabajo jamás se hizo hasta la fecha.

Se desconocen las razones por las cuales el personal técnico de LADE, con asiento en la Base de Comodoro Rivadavia no cumplió con la norma que exigía que en 2016 se hiciera el mantenimiento de las naves. Improvisando, el Brigadier Amrein hizo una gestión para que SAAB prorrogará la fecha de la vida útil de los mecanismos de aterrizaje de los aviones, pero esto no se logró.

LADE es una empresa muy ligada a la identidad patagónica. Sus aviones han acercado distancias y durante mucho años fueron los únicos medios de comunicación que tendieron puentes entre las extensas y solitarias provincias patagónicas. La suspensión de sus vuelos ha causado una gran incertidumbre para quienes trabajan en la empresa y los pasajeros que tomaban sus vuelos con regularidad.

Los bimotores SAAB podían llevar 34 pasajeros. Cubrían las rutas aéreas de Comodoro Rivadavia, Río Gallegos y Río Grande. La falta de presupuesto provoco abandono en las tareas de mantenimiento, clave para la seguridad aérea. Hasta próximo aviso, LADE deja de volar.