“Este gobierno dijo que va a solucionar los problemas, este es el momento de solucionar el nuestro, para eso lo votamos”, dice con resignación Alejandro Stefano, Vicepresidente de la Cuenca Lechera Mar y Sierras. El próximo lunes los productores regalarán leche en la ruta 226 a la altura de Tandil, como prowwwa ante la grave crisis que vive el sector tambero.

Stefano explicó que el lunes 21 de marzo en el cruce de la ruta 226 en la entrada de Tandil se va a hacer “una repartida de leche en sachet a toda la población que quiera acceder, vamos a tener panfletos y vamos a hablar sobre nuestra posición como Cuenca respecto a las medidas que se están tomando con la leche“.

La razón principal es la falta de rentabilidad que presentan los tambos, y en ese sentido expresó que la situación es grave “a punto tal que se están cerrando todos los días uno o dos tambos en todo el país”.

La falta de rentabilidad se debe exclusivamente a que los tamberos perdieron parte de participación en la Cadena que implica que el producto llegue a la góndola de los supermercados. La misma está conformada por la industria, los tamberos, la distribución, el hipermercadismo y el Gobierno.

Al respecto Stefano remarcó que “han perdido más de un 30% de la participación en el precio final de los productos“. Por la venta de leche el año pasado, los tamberos recibían $3,30, y éste año sólo $2,71. La razón es el “abuso del poder hegemónico que tienen sobre la producción: nos toman los productos, no sabemos cuánto nos pagan y cuando lo hacen, es 35 o 45 días después”, dijo el Vicepresidente de la Cuenca.

Con la medida de fuerza, los tamberos pretenden que se respete el precio “de lo que debemos cobrar por lo que producimos y desde ya, sabiendo que ese precio no tiene que mover, para nada, ni un sólo centavo el valor de ningún producto en góndola“. Y sobre eso detalló que la cadena tiene plata suficiente para que todos cobren lo que corresponde, y aprovechó la oportunidad para repudiar que “algunos ganan más que otros, a costas de los dos eslabones más débiles de la cadena: el que produce y el que consume”.

La medida durará en principio hasta el próximo mes, pero según informó el Vicepresidente de la Cuenca, se aproxima un paro Nacional lechero de características diferentes, “no está definido pero la intención es no entregar leche a las fábricas“. En ese sentido, el próximo jueves se reunirá la Mesa Nacional de Productores de Leche para tomar las decisiones al respecto.

Lo convoca la Cuenca Lechera Mar y Sierras y la Cuenca Oeste, que el 21 se sumará con una movilización a la Fábrica de La Serenísima ubicada en Trenque Lauquen, en repudio a la posesión de las fábricas y al abuso de los supermercados al remarcar los precios que llegan al consumidor.

Además, están en deliberación en la Provincia de Buenos Aires, la Cuenca Abasto, Norte y Sur que, según señaló Stefano en estos días van a estar informando las medidas de fuerza que adoptarán.El sector tambero de la Provincia “está todo movilizado, de la misma manera que lo están haciendo Córdoba y Santa Fé“, exclamó.

Finalmente, Stefano afirmó que “no vamos a parar hasta que se cumpla nuestro pedido, no vamos a dejar a los productores vendiendo sus animales, dejando a los pueblos del interior sin las economías regionales, por lo menos los tamberos esta vuelta no lo vamos a permitir”. Desde febrero vienen solicitando una reunión con el ministro de Agricultura de la Nación Ricardo Buryaile, pero no han recibido respuestas, por el contrario según remarcó el productor tambero, los desconocieron como entidad del agro. Por otro lado, aseguró que desde la Provincia apoyan a los tamberos de la región. Lo que piden es un marco regulatorio nacional.