Las quemas sin control en la zona de islas del Delta del Paraná afectan a los ciudadanos de las localidades a la vera del río Paraná, en la traza Rosario-Victoria.

El humo, que no cesa sobre Rosario por las reiteradas quemas en el humedal, genera problemas respiratorios en personas sanas, y daña gravemente la salud de la gente que padece enfermedades preexistentes como asma y alergias. La ciudad registró centenares de consultas por afecciones respiratorias en la ciudad de Rosario a raíz de la contaminación del aire.

Además del corte del puente Rosario – Victoria, ayer también se debió evacuar la estación de peaje del puente Rosario-Victoria y, minutos más tarde, se interrumpió el tránsito en la Ruta 174, por la gran presencia de humo.

Por esa razón, la Agencia Provincial de Seguridad Vial realizaba desvíos por la Ruta Nacional Nro 8 y el acceso a la avenida Rondeau de Rosario, mientras vecinos y ambientalistas rosarinos decidieron congregarse en cercanías de la cabina de peaje del puente Rosario-Victoria para manifestar su preocupación.

“La idea es que el puente siga cortado hasta que haya una solución y detengan los incendios en las islas del delta”, dijo a Télam un vocero de la organización ecologista El Paraná no Se Toca.

En tanto, decenas de vecinos y pobladores isleños combaten el fuego que afecta a las islas La Deseada y Paso Destilería, a la altura de Granadero Baigorria, que recrudeció en esa zona desde anoche y amenaza a viviendas del lugar.