En la sangre. Cuenta que empezó a trabajar desde bien chico jugando con maderas y astas. También que piensa morir orfebre. Ramiro Canovas Lescano (29) es de los pagos de San Antonio de Areco, tierra gaucha si las hay. En la actualidad vive en la ciudad de Buenos Aires. Allí siguió una carrera de la que destaca la importancia de la historia de la joyería y también las materias de diseño. “Es un oficio muy amplio y muy lindo”, aclara. Cada tanto vuelve a su ciudad y al campo para ver un poco de verde. Con respecto a las piezas, dice que hace de todo: “desde un cuchillo hasta una bandeja”. En la diversidad el hombre se siente cómodo y nunca se aburre. El camino en el oficio es largo, pero Canovas sabe que vale la pena.

www.rcanovasorfebre.blogspot.com / (011)156.180.2512 / Facebook: Ramiro Canovas Orfebre