El sábado, miles de peregrinos comenzaron a concentrarse desde temprano en la intersección de las avenidas Rivadavia y General Paz y en la Parroquia San Cayetano, del barrio porteño Liniers, para participar de la tradicional Peregrinación Juvenil a Pie a Luján, que celebró su aniversario número 40.

Pese a la lluvia y una temperatura más baja de lo habitual para esta época del año, los fieles empezaron a concentrarse temprano para marchar hacia la Basílica, como ocurre cada primer sábado de octubre, en una caminata que este año se realiza bajo el lema “Madre, ayúdanos a trabajar por la paz”.

El punto principal de salida fue Rivadavia y General Paz, mientras que la Imagen Cabecera de Nuestra Señora de Luján partió a las 11:30 desde San Cayetano. La imagen arribó a la Basílica el domingo, minutos antes de las 7 de la mañana, para la misa del cardenal Mario Aurelio Poli, arzobispo de Buenos Aires. 

En esta 40° peregrinación a Luján colaboró el Ejército, la Prefectura, la Armada y la Gendarmería, así como también efectivos de la Policía Bonaerense y de las fuerzas comunales.  El gobierno nacional dispuso tres hospitales móviles con profesionales de la salud, mientras que la empresa Aysa distribuyó agua a los peregrinos. 

En tanto, el Ministerio de Interior y Trasporte reforzó el servicio ferroviario para la madrugada del domingo: desde Moreno salieron cuatro formaciones a las cero, a la una, a las 2.10 y a las 3.20; en tanto, los trenes desde Luján partieron a la 1.10, a las 2.20, a las 3.22 y 4.45. 

Por otra parte, la provincia de Buenos Aires aportó nueve ambulancias, tres hospitales móviles y más de 40 profesionales de la salud; así como también personal de Defensa Civil y de Seguridad Vial, mientras que el gobierno porteño dispuso de seis móviles de 103 Emergencia.