La Secretaría del Sistema Hídrico, Forestal y Minero de Santa Fe informó que la crecida del río Paraná está “achicando el espacio en las islas”.

El secretario del sistema Hídrico, Roberto Tion, dijo que no quieren “generar pánico”, pero que están “dando sugerencias para las islas más bajas”. “Queremos que todo se haga con tiempo y no genere perjuicios económicos, si bien los ganaderos saben perfectamente esta situación”, agregó.

El funcionario explicó que “la actividad ganadera en las islas de la provincia no es una producción estable y siempre hay unas 450 mil cabezas de ganado, esto varía según la época del año, siempre tenemos más animales en primavera y verano”. Además, Tion se refirió a los pronósticos de lluvia de la primavera y el verano, al asegurar que “no son muy alentadores para algunos sectores”.

Actualmente, frente a Paso de la Patria el río siguió creciendo, informaron desde Prefectura: “Está en 6.39 metros y sigue creciendo”.

Y si bien esto anegó gran parte del paseo costero y también al anfiteatro local, el intendente Armando Bordón aseguró que “hasta ahora está todo controlado. Estamos preparados para actuar en el caso que sea necesario pero tendríamos que superar los 6.50 metros para que comencemos a tener los primeros inconvenientes en los hogares”.

También en Itatí, el agua siguió avanzando no sólo sobre la costanera si no también en la calle y cubrió uno de los campings. No obstante, el jefe comunal Natividad Terán afirmó que “hasta ahora no tenemos emergencia, estamos esperando que se estacione”. “De todas maneras tenemos todo preparado para asistir si es necesario”, aclaró el jefe comunal, tras lo cual señaló que “esperamos que pronto pase todo y sin consecuencias”.

Por su parte, en la provincia de Chaco, en Puerto Vilelas, cuatro las familias fueron evacuadas, a las que el municipio asistió con distintos elementos necesarios para levantar pequeños albergues en zonas elevadas del terraplén. Hoy llegará un equipo multidisciplinario integrado por médicos a la Isla Soto y Colonia El Tacuarí, que se encuentran aisladas.

En Barranqueras, hay seis familias que presentaron problemas por agua que ingresó en sus viviendas y otras 14 familias que se autoevacuaron en el terraplén, y son asistidas por la Municipalidad de la localidad portuaria. En Colonia Benítez hay entre cuatro y cinco familias en el camino costero, autoevacuadas, y otras dos del barrio San Pedro Pescador que debieron abandonar sus viviendas. Además, son varios los productores de zonas anegadas que antes del fin de semana comenzaron a trasladar su ganado hacia zonas elevadas.

Fuente: El Litoral / Diario Norte
Foto: Juan Carlos Casas