Desarrollados y fabricados en el Parque Industrial de Posadas, los dispositivos fueron presentados por la Fábrica Argentina de Nanosensores (Faniot), empresa misionera de base tecnológica que produce la Familia de Sensores de Dióxido de Carbono IOT, en respuesta a la pandemia de Covid-19.

Los sensores de dióxido de carbono IOT permiten medir la concentración de CO2 en el aire, utilizando un sensor infrarrojo no dispersivo (tecnología NDIR) para la determinación de concentración de CO2 en ambientes cerrados como salones de clase, oficinas y lugares donde se produzcan aglomeraciones de personas.

La presentación contó con el acompañamiento de manera virtual del ministro de Ciencia y Tecnología de la Nación, Roberto Salvarezza, y el presidente de la Agencia Nacional de Promoción de I+D, Fernando Peirano.

En el acto estuvieron presentes el vicegobernador Carlos Arce; los ministros de Industria, Nicolás Trevisán y de Educación, Miguel Sedoff; el intendente de Posadas, Leonardo Stelatto, y el director ejecutivo y miembro del directorio de Faniot, Martín Bueno.

Sedoff resaltó la importancia de estos sensores porque “en estos tiempos de pandemia miden la calidad del aire en espacios cerrados y nos dan la información crucial de ver en qué momento es necesario ventilar los espacios”.

El titular de la cartera de Educación explicó que al ser creados con nanotecnología “permiten no solo un ahorro de costos de fabricación, sino también de energía, que los convierte en más eficientes”.

Es el primer sensor de este tipo desarrollado en Argentina, un prototipo desarrollado por Faniot en tiempo récord, y que ya está listo para hacer un gran aporte a la salud”, indicó Sedoff.

Por su parte, Bueno dijo que “esperamos que su distribución esté disponible en las primeras semanas de mayo. La idea es tener entre 300 a 400 productos finales en la primera tirada”.