Argentina es uno de los países más urbanizados del mundo con casi el 92 % de su población viviendo actualmente en zonas urbanas. Como consecuencia, el país enfrenta importantes desafíos comúnmente generalizados en América Latina, tales como la expansión de la mancha urbana no siempre adecuadamente planificada y los desequilibrios territoriales a consecuencia de políticas de desarrollo urbano fragmentadas.

Trabajamos para que el concepto de ciudades sustentables o resilientes sea la escala de transformación del cambio cultural con triple impacto: político, ambiental y social. Estamos convencidos de que, por la sola distribución poblacional del 95 % se centra en las ciudades, la construcción de la sustentabilidad se hace desde abajo, desde el territorio. Y no solamente estamos hablando de municipio, provincia y Nación, sino también las naciones reunidas en pactos globales que requieren responsabilidades locales, donde en esos pactos globales nuestro tablero de control son los 17 objetivos del desarrollo sostenible (ODS) de la Agenda 2030”, expresó el secretario de Ambiente, Sergio Bergman, durante la jornada.

Según indica el comunicado de la cartera ambiental, durante los últimos años, el Gobierno nacional elaboró diversos programas y políticas para promover el desarrollo urbano sustentable, convirtiéndose en un referente de América Latina en la lucha contra el cambio climático desde un enfoque territorial. Como resultado de su esfuerzo, el Fondo Mundial para el Medio Ambiente (GEF, por su sigla en inglés) aprobó un proyecto por 26 millones de dólares de donación, más inversiones asociadas por otros 200 millones, para la ejecución de acciones concretas ambientales en cinco ciudades piloto: Salta, Mendoza, Mar del Plata, Ushuaia y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

El Programa de Ciudades Sustentables consolidó una primera versión de la Plataforma de Ciudades Sustentables, que servirá como espacio para el intercambio de experiencias entre diversos actores y facilitará la recopilación de buenas prácticas de las ciudades en la implementación de iniciativas de sustentabilidad a lo largo del país.

La plataforma, a través de su consolidación y su demostración concreta en las ciudades piloto, busca ser el eje coordinador de los ODS como tablero de control en materia ambiental y territorial en la Argentina, así como facilitar la coordinación e integración de iniciativas y actores competentes en el cumplimiento de la Agenda 2030.

El proyecto GEF contempla la introducción de buses 100 % eléctricos, la construcción con materiales sustentables de industria local, instalación de paneles solares, mejoras en la gestión de residuos, corredores verdes, certificaciones para hoteles sustentables, etc. La propuesta de Argentina está alineada con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas y persigue “construir un país integrado, equilibrado, sostenible y socialmente equitativo a través de la planificación territorial”.