Por Matilde Moyano

Lo que trajimos es la cámara de combustión pre moldeada BBR que simplifica el proceso de fabricación de las estufas”, dijo el emprendedor y explicó: “Hay una clave en esto que es quemar bien la madera, hay dispositivos que tienen eficiencias que rondan del 0 al 100%, cuanto más eficiente quema mejor la madera, más se aprovecha el recurso de leña y también aprovechás el recurso de tiempo de la persona que alimenta la estufa.

La cámara de combustión es el motor de una estufa a leña de masa. En este caso se trata de una cámara de combustión refractaria que permite tener en su envolvente una diversidad de formas y estilos libres y capaces de acomodarse al lugar donde se va a instalar la estufa.

Con 25 centímetros de ancho, 40 de alto y 50 de profundidad, la construcción típica de la Estufa Rocket se realiza con ladrillos cocidos, y con ladrillos refractarios en la caja de fuego y el techo de la caja de fuego (que son lugares con mucha exigencia térmica y mecánica). El mortero es tierra cruda y arena.

Al consultarle sobre la ‘Estufa Rusa‘, también de alto rendimiento, el ingeniero indicó que esa tecnología data de 1994, mientras la Estufa Rocket es de 2012.

¿Es sustentable?

Kulbaba, que vive en una zona donde no hay gas de red, expresó que “sustentabilidad es también que podamos vivir con confort. Tiene que ver también con la vuelta al campo, que es muy interesante, pero hoy no podemos volver al campo como en 1900.

La leña, nuestra cultura, fue siempre la salamandra, el hogar abierto y alguna estufa de chapa, pero si miramos otras culturas que tienen varios cientos de años de uso de la leña, tienen otra historia de estufas, que son las que estamos rescatando y adaptando nosotros a nuestra cultura acá en Sudamérica, que implican una mejor combustión de la madera, una transferencia de calor más pausada a una temperatura más agradable y que permiten tener calor en ausencia de fuego.”

¿Podría usarse en la ciudad?

Hice estufas en el medio del campo, y también hice estufas en el medio de la ciudad, como en La Plata y en Chascomús. Hay estufas que hicieron colegas en el medio de Buenos Aires. Hay dispositivos para todo el abanico de usuarios. Por ahí donde no se puede hacer es dentro de un departamento.” Asimismo, el ingeniero indicó que es posible reacondicionar un hogar para devolverle la eficiencia.

¿Entregan la estufa completamente hecha o también enseñan a construirla?

“El nombre de mi actividad comercial como estufero es Hacono, que nace de “haciendo con otros”. Una de las formas de hacer la estufa es ir con un grupo de constructores y la construimos, y las otras son actividades en un entorno colectivo”, explicó y mencionó que hay una gran comunidad de estuferos distribuida por todo el país, por ejemplo en Mar del Plata, en Córdoba y en Bariloche.

¿Cuál es el costo?

El costo puede arrancar desde los 25 y 30 mil pesos, que se amortizan en dos o tres años: “Esta cámara de combustión te da una eficiencia general del 90%, ponés 100 pesos de leña y tenés 90 de calor. Una estufa de chapa comercial te da hasta un 60% de eficiencia. Ponés 100 pesos, te da 60 de calor. Una salamandra te da el 30 y un hogar abierto, que lamentablemente se siguen haciendo, te da cero pesos o te saca 10 pesos del bolsillo, tienen eficiencia negativa”, aseguró el emprendedor.