Una empresa argentina desarrolló la la primera red pública de “eLockers” del país, que comenzó a funcionar esta semana en la ciudad de Buenos Aires para facilitar la logística de entrega y recepción de paquetes a través del alquiler temporal -vía electrónica- de gabinetes en distintos barrios.

Presentado al público bajo el nombre de “Packasap”, los flamantes gabinetes son fruto del desarrollo tecnológico iniciado en 2011 por un grupo de emprendedores argentinos que constituyeron la empresa Boxeway, y con una inversión de cerca de dos millones de dólares comenzaron a investigar en el campo de la logística para transacciones electrónicas.

Luego de desarrollar desde los gabinetes metálicos hasta el software necesario en la Argentina, Boxeway incursionó en el mercado internacional como proveedor de logística para empresas y sobre esa experiencia se propuso el lanzamiento de un servicio para usuarios finales, según explicó a Télam Juan Gruss, directivo de la firma.

Packasap es una red de eLockers para el intercambio automático de productos, pensado para que cada usuario disponga de su propio lugar para entregar y recibir sus productos, objetos o encomiendas, de forma fácil, segura, con horarios de atención amplios y con presencia en los puntos geográficos de mayor circulación de personas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

La red cuenta con ocho lugares de entrega y retiro de objetos, y se compone por la oficina comercial Packasap, en Carlos Pellegrini 989, junto a otros siete puntos ubicados en el microcentro porteño y en los barrios de Recoleta, Barrio Norte y Balvanera.

Para utilizar el servicio de Packasap, las personas o empresas deben registrarse en la web y adquirir créditos para realizar transacciones.

Es posible seleccionar la ubicación y tamaño de eLocker más conveniente para la entrega y se recibe un mensaje por e-mail y SMS con el código de la misma.

Al concretar la entrega, la persona que deba retirarla será informada también por e-mail y SMS con el código de retiro, mientras que el remitente será notificado también cuando lo retiren.

Esta plataforma ofrece distintos tipos de servicio: por un lado, el denominado “Dirección Packasap”, pensado para recibir compras, envíos o encomiendas en el lugar que el cliente elija, sin necesidad de quedarse en el domicilio esperando la llegada de su producto.

También es posible utilizar el servicio de “eLocking”, que permite contar con un lugar seguro para guardar y recibir cosas en medio de la ciudad y por otro se puede utilizar un eLocker cómo punto de intercambio con otra persona, que puede retirar el envío cuando lo crea conveniente, eliminando la necesidad de coincidir físicamente en el mismo lugar y a la misma hora.

La opción de alguiler de gabinetes apunta a que las empresas que utilizan la red Packasap como punto de entrega de sus productos tengan asegurada la disponibilidad en los eLockers ubicados en los puntos geográficos que le interesan.

Además, el servicio “box2box” permite el traslado de paquetes desde un punto de la red pública Packasap a otro en un máximo de 48 horas, reduciendo sensiblemente los costos de mensajería y sin necesidad de que en lugar de destino haya una persona para recibir, informó Gruss.

El directivo destacó que su foco “está puesto en ofrecer respuestas concretas a las necesidades de los usuarios finales” y se mostró confiado “en ser la mejor alternativa de las empresas para obtener mayor capilaridad, en los lugares donde hay mayor niveles de concentración de personas”.

“El eLocking es una tendencia global, que recién ahora tiene lugar en Argentina. El objetivo que nos planteamos con nuestra red es proporcionar la capilaridad necesaria para complementar a la logística tradicional. Estamos muy cerca de la gente y siempre disponibles en los horarios que ellos necesitan”, añadió.

“En esta etapa inicial contamos con ocho puntos Packasap pero, antes de finalizar 2015, tenemos previsto contar con un total de 20 diferentes lugares funcionando”, concluyó Gruss.

Hasta ahora, la solución tecnológica de Boxeway se comercializaba sólo a nivel internacional, como una licencia de uso de la plataforma en conjunto con una licencia constructiva de los equipos. La firma argentina es propietaria tanto del software como del diseño y la ingeniería de los equipos.