El dinosaurio más antiguo hallado en Neuquén, una especie de lagarto con forma de pájaro de 150 millones de años, será presentado este jueves en el auditorio del Museo Olsacher de la ciudad de Zapala, a 200 kilómetros de la capital provincial.

Es un dinosaurio herbívoro de entre 5 y 6 metros de largo descubierto en el año 2009 que habitaba los deltas de la formación “Los Molles” hace 150 millones de años, lo que lo convierte en el primer dinosaurio conocido del jurásico de América del Sur.

Los restos fósiles fueron descubiertos en por Isabel Valdivia Berry, una aficionada a la actividad paleontológica, en un campo ubicado a 60 kilómetros aproximadamente de la localidad neuquina de Picún Leufú. En reconocimiento a esta mujer, el nombre del dinosaurio es “Isaberrysaura mollensis”.

El paleontólogo y director del Museo “Carmen Funes” de Plaza Huincul, Rodolfo Coria, indicó que “es un animal que proviene del grupo Ornithischia, lagartos con forma de pájaro” y destacó que “lo más sorprendente y novedoso fue descubrir que parte de su última comida se conservó después de 150 millones de años”.

“Nunca nos ha ocurrido que hallemos semillas conservadas durante tantos millones de años“, indicó Coria y explicó que “este dino vivió en el período jurásico, con una antigüedad de entre 140 a 150 millones de años, se alimentaba de plantas como las cycas muy comunes en aquel entonces”.

Lo más sorprendente es que se las comía sin masticarlas y luego eliminaba los carozos que a su vez servían para reproducir nuevas plantas en una relación que marca claramente cómo funcionaba ese ecosistema”.

Coria explicó que “estos dinosaurios vivían en la tierra, no en el agua pero en la formación “Los Molles” hay áreas que fueron costa marina por lo que suponemos que el animal al morir fue arrastrado por arroyos hasta la costa marina y allí se “concretizó”, es decir se encapsuló y preservó en una especie de roca dura durante millones de años”.