La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) emitió un comunicado prohibiendo en todo el territorio nacional el uso y venta del plaguicida “Super Flow” y el insecticida “Fogertin”. Ambos productos tiene un productos químico que no está permitido para la venta libre “ya que pueden ser nocivo para la salud”

Miembros del área del Departamento de Productos de Uso Doméstico de la Anmat se acercaron al domicilio de la empresa “Insumos y Masivos SRL” y allí se resolvió la prohibición de “Super Flow” en todos sus formatos de comercialización, ya sea en botella plástica, sachet y tetra pack, al igual que el insecticida “Forgertin“, según se puede leer en el comunicado que se difunde en el Boletín Oficial, se decidió prohibir estos productos porque “En el rótulo no se indica tipo de venta, pero en el frente se observa el uso en el hogar, deduciendo el tipo de venta libre. Además, se declara como uno de los principios activos al plaguicida ‘DDVP‘ al 7 por ciento, cuando está prohibido su uso en productos de venta libre”

El DDVP es un plaguicida del tipo insecticida prohibido en Estados Unidos desde 1989 por sus severas consecuencias para la salud humana. En nuestro país está prohibido desde el año 2009, a pesar de que es uno de los agentes químicos más usados en control de plagas domiciliarias. Genera tumores y daños en el hígado, según un sitio especializado en plagas, “Cuando se lo inhala suele producir efectos respiratorios que pueden expresarse por ahogo, tos, exceso de fluido bronquial. El contacto puede causar contracciones musculares involuntarias. El daño ocular incluye contracción de las pupilas, visión borrosa. Los efectos tardíos, entre una y doce horas posteriores a la exposición, pueden incluir nauseas, vómitos, dolores abdominales, diarrea, visión borrosa, contracción o dilatación pupilar, confusión mental. En caso de intoxicación severa se verá afectado el sistema nervioso central produciendo incoordinación, baja de reflejos, fatiga, contracciones musculares, temblores y parálisis de las extremidades y en los músculos respiratorios. En casos graves puede provocar defecación involuntaria, psicosis, pérdida del conocimiento, impotencia, convulsiones y coma. Puede causar la muerte por paro cardíaco o respiratorio

La Anmat en su disposición 2659/08 en su artículo 5 indica que la concentración máxima permitida del producto se limita a 0.5 por ciento para líquidos de venta profesional. En los productos mencionados, la concentración de este peligroso veneno era del 7 por ciento.

“La denominación del producto resulta engañosa respecto de la composición declarada, dado que posee un organofosforado, además los productos tampoco estaban registrados” ante la Anmat. En Argentina, uno de los principales venenos aún se halla permitido y es libre su venta, el glifosato, causante de graves trastornos en la salud de las personas que deben convivir con él debido a las fumigaciones que se realizan en el área rural en todo el país.