La Corte Suprema de Justicia de la Nación cerró definitivamente la disputa entre la provincia de Misiones y la Administración de Parques Nacionales con la prohibición de instalar en el Parque Nacional Iguazú un globo aerostático como nuevo atractivo turístico del lugar.

El fallo, que tiene las firmas de los ministros Ricardo Lorenzetti, Carlos Fayt, Juan Carlos Maqueda y Elena Highton de Nolasco, se dio el pasado 13 de mayo sobre el expediente 957/2008, siete años después de iniciado y con una medida cautelar que impidió momentáneamente la instalación del globo.

Misiones y la empresa Iguazú Balloon SA pretendían la instalación y explotación de un globo aerostático cautivo, con capacidad para transportar a 30 pasajeros, hasta una altura de 150 metros. Se trataba de un aerostato modelo “Aero 30” que se componía de un envoltorio esférico con un volumen aproximado de 5.500 m3 y un diámetro de 22 metros, inflado con gas helio. El material del envoltorio era de una base de tejido con varias capas de poliuretano, que actuarían como barrera de contención del helio, de las variaciones climatológicas y de radiaciones ultravioletas.

A través del?Ministerio de Educación y el Consejo de Educación, la provincia firmó en diciembre de 2002 un convenio con la APN, la concesionaria del área Cataratas con el fin de efectuar “actividades recreativas y educativas en la exEscuela 609”, mediante el cual se intentó introducir el globo aerostático al Parque Nacional Iguazú. La Provincia se comprometía a rehabilitar el edificio de la exescuela de frontera, generando actividades que permitieran obtener recursos a tal fin.

Pero lo que la APN?menos se esperaba era la propuesta de un aparato que contamina visualmente y del que el director nacional de Conservación de Parques Nacionales señaló desaconsejar el emprendimiento “en virtud de que se trata de una actividad no comprendida en los documentos que orientan las acciones de manejo para el mediano y largo plazo: plan de manejo y plan de uso público”.