La nueva normativa aprobada por unanimidad por el Honorable Concejo Deliberante prevé hasta 15 días de prisión, clausuras y multas para quienes alienten la adquisición de animales de compañía a través de las denominadas “vidrieras vivas”.

Ahora se espera su reglamentación y promulgación en el Boletín Oficial por parte del Ejecutivo comunal para entrar en vigencia, y fueron impulsadas por el concejal Ariel Martínez Bordaisco (Unión Cívica Radical), a partir de una serie de iniciativas propuestas por organizaciones protectoras de animales.

El objetivo principal es la promoción e incentivo de la adopción de animales domésticos sin dueño, que se encuentren en el Centro Municipal de Zoonosis o en establecimientos de guarda y adopción“, señala el proyecto aprobado.

Una de las medidas fijadas en ese sentido es prohibir “la exhibición de animales en vidrieras, escaparates o lugares que cumplan esta función, ya fuere esta exhibición con fines de compra, venta u ofrecimiento a título oneroso“.

Quedan prohibidas además las “vidrieras vivas” con fines de “mera publicidad”, y en todos los casos sanciona a aquellas que utilicen animales “en forma permanente o temporal y se encontraren éstos sueltos, dentro de jaulas, caniles o cualquiera fuera la forma de contención”.

Bordaisco detalló a Télam que “las veterinarias, pet shops y los criaderos autorizados para la venta de animales solo podrán exhibirlos dentro de los locales, en buenas condiciones de sanidad, alimentación e higiene, y tendrán que tomar recaudos para que no sean visibles desde el exterior“.

“Queremos evitar que la exposición directa de animales, en su gran mayoría muy pequeños, sea un mecanismo de estímulo para la compra precipitada e irreflexiva de mascotas”, aseguró el edil radical.

La iniciativa aprobada señala entre, sus objetivos, “evitar las malas prácticas de comercialización de animales, tales como destete temprano de cachorros, sometimiento a factores climáticos, ruidos y molestia por parte de transeúntes, que luego pueden generar afectaciones en su comportamiento”.

Crea, además, el “Programa municipal de adopción responsable de mascotas“, que prevé una serie de incentivos para quienes tomen la guarda de animales sin dueño: la atención veterinaria gratuita en el Centro Municipal de Zoonosis por tres meses, y una reducción de 10% en la Tasa por Servicios Urbanos por un año.