Con una historia marcada por ser el asiento de las operaciones militares que terminaron en golpes de estado, en el discurso que el presidente Mauricio Macri pronunció para inaugurar el 136° periodo en el Congreso Nacional comunicó que “para preservar una parte importante de Campo de Mayo” tomó la decisión de “transformarla en parque nacional”.

“Quiero contarles que hemos decidido preservar una parte importante de Campo de Mayo y transformarlo en un parque nacional: será uno de los parques nacionales urbanos más grandes del mundo. Tenemos derecho a vivir cerca de un lugar verde, y por primera vez en muchos años estamos ampliando la superficie de los parques nacionales”, remarco el Jefe de Estado.

En su discurso mencionó los casos del Parque Nacional en El Impenetrable, en Chaco y la creación de “los parques Iberá en Corrientes, Aconquija en Tucumán, y Mar Chiquita en Córdoba”. También recordó que en los últimos tiempos se avanzó en la creación de “Parques Marinos“. Con respecto a Campo de Mayo, se trata de un área de 8.000 hectáreas a sólo 30 kilómetros del centro de la Ciudad de Buenos Aires, que comparten los Partidos de Tigre, San Martín, San Miguel, Tres de Febrero y Hurlingham.

Campo de Mayo tiene una prolongada historia castrense. Fue creado por Julio A. Roca en 1901, con el propósito de que sea un predio para las diversas prácticas de instrucción militar con armas combinadas. En la actualidad aquí funciona el Comando de Institutos Militares, las Escuelas de Armas de la Caballería, de Infantería, Artillería, Ingenieros, Comunicaciones e inteligencia. La Escuela de sub oficiales “Sargento Cabral”, el Servicio de Apoyo de combate “General Lemos”, el Batallón de Aviación del Ejército, el Hospital Militar y la prisión militar donde se alojan responsables de crímenes de lesa humanidad.

El predio, que será Parque Nacional, también fue escenario de las más oscuras páginas de nuestra historia, allí se organizaron los golpes de estado que terminaron con los gobiernos de Hipólito Yrigoyen, Ramón Castillo, Juan Domingo Perón y Arturo Frondizi. En 1987 Aldo Rico se amotinó aquí en la Escuela de Infantería.

“El proyecto es resguardar al menos unas 5000 hectáreas y darles forma como área protegida, con la infraestructura que ello conlleva. La repartición castrense no se mudará sino que va a mantener sus instalaciones más reducidas, sin alterar la dinámica de los ejercicios militares que hoy se realizan cada vez más de forma virtual y con medios electrónicos”, detalló a La Nación el vicepresidente de la Administración de Parques Nacionales (APN), Emiliano Ezcurra.