El Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) insta a los municipios de todo el país que envíen sus neumáticos usados a su planta Regomax en José León Suárez, para reciclarlos. Se estima que alrededor de 130.000 toneladas de cubiertas son desechadas por año en nuestro país. La gran mayoría no se recicla.

“La Ceamse (Coordinación Ecológica Área Metropolitana Sociedad del Estado) cedió por 20 años los predios en los que está Regomax, y desde el INTI tratamos de que todo el sector público y privado les envíe a costo cero los neumáticos”, comentó a la prensa Karina Potarsky, licenciada en Análisis Ambiental y coordinadora nacional del proyecto, quien detalla que el proceso que se le hace a los neumáticos en la planta “es triturarlos para reducir el volumen, luego con bandas magnéticas separan el metal y, por aspiración, los gránulos de caucho de la tela”

El resultado de este proceso de reciclaje tiene múltiples usos, como fabricar carpetas de goma, alfombras de césped sintético para plazas y canchas, y como combustible para la industria cementera. La especialista afirma que los neumáticos “en sí no son peligrosos. El problema, además de lo visual, es que si son quemados emiten dioxinas y furanos, y si van a relleno sanitario, migran hacia la superficie”.

“Si lo uso controlado, no es peligroso: quemado sí, y es casi imposible apagar una pira de neumáticos. Nosotros no recomendamos usarlos como relleno sanitario“, sostiene y además recuerda que son considerados residuos domiciliarios, por lo tanto aquellos que son descartados en la vía pública, la responsabilidad sobre ellos recae en los municipios, son ellos los responsables finales de estos deshechos.

Como organismo del Estado, el papel que desempeña el INTI es ayudar a los municipios a llevar una solución para que los neumáticos no generen contaminación. “El INTI ayuda con la logística de la recolección y separación en origen, para que lo que ingrese al predio sea con tasa gratis, y la Ceamse les da el certificado. Tratamos de idear algo que no dependa de un subsidio ni de gobiernos. La idea es tratar de impulsar la creación de diferentes plantas como las de Regomax en varias regiones del país”

En el interior del país con la llegada del inivierno, en muchas partes se acostumbra a quemar neumáticos, esto alimenta el mito que el humo que origina detiene y previene la helada, pero todo el hollín cae sobre la tierra y sobre los cultivos, contaminándolos. En Argentina, el reciclaje no es una política que se tenga en cuenta, pero de a poco hay municipios que se suman a la propuesta. Este año el 10% de las alcaldías bonaerenses se sumaron al programa.

“Regomax tiene una capacidad de reciclado de neumáticos de más de 12 mil toneladas anuales, pero todavía quedan 120 mil toneladas que tienen destino final incierto. Es esencial que el espíritu de este proyecto llegue a la conciencia de todos los gobiernos municipales, que impulsen la separación en origen de los neumáticos de desechos y que conozcan que cuentan con el asesoramiento gratuito de los profesionales del INTI“, concluye la especialista.