Muy nublado
T 23° | ST 23.0° Aeroparque Buenos Aires, Argentina
Revista el Federal - Sustentable - nota

Proponen muros dobles en viviendas para el ahorro energético

Investigadores de Tandil demostraron el beneficio de los muros dobles con aislante central. Mediante una simulación por computadora, permite a los profesionales de la construcción optimizar las decisiones sobre los materiales con un ahorro energético a largo plazo.

En la provincia de Buenos Aires predominan las edificaciones con paredes perimetrales de ladrillo hueco revocado, probablemente por costo y rapidez de ejecución. A largo plazo, convienen más los muros dobles con un aislante central, tal como recomiendan las normas IRAM.

Mediante una simulación por computadora, investigadores de Tandil mostraron que los cambios de temperatura externa tardan 10 horas en reflejarse en el interior de este tipo de viviendas, lo cual representa a futuro un ahorro de gas y electricidad, y menor impacto ambiental.

Durante más de un año, Giuliano Thomas, alumno del último año de Licenciatura en Física de la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires (UNICEN) y científicos de dicha casa de estudios realizaron mediciones y analizaron el comportamiento térmico de una vivienda y de un edificio ya construidos con ambos tipos de muros. Notaron que la dinámica del intercambio de calor entre el exterior y el interior no se adecuaba al modelo que suele usarse y que, según explicaron, estima razonablemente los flujos de calor en muros con poca aislación, pero es poco realista para muros dobles.

Como los resultados del trabajo fueron satisfactorios, el modelo está listo para implementar”, destacó Thomas. La simulación se realiza por medio de un código sencillo y fácil de programar, y solo requiere una computadora con buena capacidad de cálculo. “Las figuras que representan los resultados son fáciles de interpretar para un ingeniero, arquitecto o técnico habituado a leer gráficos”, agregó.

Sobre la puesta en práctica, Natalia Muñoz, becaria doctoral del CONICET indicó: “Hemos discutido con algunos estudios de arquitectos locales sobre la necesidad de usar criterios y estrategias de construcción que deriven en edificaciones energéticamente sustentables. Si bien ellos concuerdan plenamente, el usuario que solicita el proyecto tiene la última palabra, y la elección por la alternativa más económica y rápida es la que prevalece aun en construcciones de envergadura”.

Ambos coincidieron en que pocas personas se interesan en conocer el comportamiento térmico de la construcción y el costo asociado al confort térmico interior a lo largo del año. “Tampoco es de conocimiento público que ese consumo puede reducirse drásticamente con una buena aislación térmica en muros y ventanas, y una adecuada gestión de la ventilación”, advirtieron.

De la investigación participaron también Beatriz Marino y Luis Thomas, investigadores del Grupo Flujos Geofísicos y Ambientales del CIFICEN.

Fuente: Agencia CyTA-Fundación Leloir