Con el fin de evitar atropellamientos o accidente que suele padecer la fauna que vive en el Parque Nacional Iguazú, un grupo de autoconvocados propone la creación de una autopista elevada sobre el Parque-

Este grupo de ciudadanos creó una comunidad en la red social Facebook bajo el nombre “Autopista elevada en el parque Nacional Iguazú” y quieren un plan de obras en la Ruta Nacional 12 en el sector del Parque Nacional Iguazú y el Parque Provincial Península. Este grupo de personas propone que la ruta nacional 12 se transforme en una autopista elevada que permita que los animales autóctonos crucen por debajo sin ser atropellados.

Además, los acutoconvocados admiten que no se puede generar todo el acceso al Parque con este tipo de autopista y reconocen como positivos los pasafaunas que ha generado Vialidad Provincial en las ruta provincial 101 en San Antonio.

“Como mínimo tramos de un kilómetro de autopistas elevadas, cada tres kilómetros, con alambrado en los sectores de ruta a nivel así la fauna solo podrá pasar en los tramos de ruta elevada, sin peligro de ser atropellados y sin peligro de accidentes de tránsito para las personas”, señalan.

En referencia esto, el grupo destaca que se necesitan obras que realmente sirvan, para que un Yaguareté o un Tapir hasta un Lagarto o un Cuis crucen sin problemas. El ejemplo que utilizan para reforzar este pedido, es la “Rodovia Dos Imigrantes” que se llevó a cabo en Brasil, donde se construyo una autopista que cruza la Serra do Mar en el estado de San Pablo.

La Carretera de los Inmigrantes  es una carretera brasileña del estado de Sao Pablo. Tiene 44 viaductos, siete puentes y catorce túneles, en 58,5 km de extensión, desde Sao Pablo hasta Praia Grande en el litoral paulista.

La idea de la autopista elevada en el Parque Nacional Iguazú que ellos proponen no tiene esa magnitud sino simplemente una serie de puentes de 200-300 metros para que por abajo puedan cruzar libremente los animales y el resto de la ruta protegido con un cerco para que la fauna recorra sólo los lugares seguros bajo los puentes.

Por último, los autoconvocados ambientalistas explican que el tramo a intervenir sería de sólo 17 kilómetros de ruta que merecerían por su importancia biológica y turística que la ruta esté adaptada para un tránsito seguro tanto para humanos como animales.