Un animal muere por día en cada ciudad del país a causa de los vehículos que los utilizan como tracción a sangre. El dato resulta de una estadística que difunde la ONG No MAS TAS (Tracción a Sangre) que busca terminar con este práctica que es común en la economía informal, plantean además de se prohíban las jineteadas para transformarlas en fiestas gauchas libres de maltrato animal.

Luego de la Ley que prohibió las carreras de galgos en todo el país, diferentes agrupaciones defensoras de los derechos de los animales plantearon la necesidad de continuar legislando para asegurarles una mejor calidad de vida a los animales que aún continúan participando de algunas prácticas muy arraigadas en la sociedad, como las jineteadas y la tracción a sangre.

Los caballos son los principales víctimas de esta historia. Usados en carros para trasladar cartones o material de deshecho, viven en condiciones indignas, muchas veces mal alimentados y sometidos a toda clase de vejámenes. En igual condiciones están los que participan de las jineteadas, práctica que la ONG proteccionista considera “absolutamente perjudiciales” para los equinos.

No MAS TAS impulsó un petitorio en la plataforma Change.org, en la que pide la erradicación de la tracción a sangre. Recibió 60.000 firmas. El 31 de Marzo entró al Congreso Nacional un proyecto de Ley que promueve el diputado Daniel  Lipovetzky para que este deseo de tener las calles y caminos libres de animales sometidos se convierta en Ley Nacional.

“Nuestro propósito es generar conciencia sobre una problemática que es humana además de animal”, comentó a la prensa Eliana Couso, miembro de No MÁS TAS. “Además de la explotación y el maltrato animal, se trata también de una problemática vinculada a índices elevadísimos de precarización laboral“, remarcó.

El diputado Lipovetzky también apoya esta idea y afirma que “la importancia de proteger a los caballos está emparentada a una situación social específica que también es necesario atender. Finalmente pudimos encontrar una redacción adecuada para el proyecto en la que se establece la prohibición de TAS en el uso urbano y un período de transición que dé lugar a un proceso de sustitución de los carros por otros mecanismos”, detalló.

No hay estadísticas oficiales pero la ONG tiene algunas propias que dan cuenta que habría 50.000 caballos usados para tirar carros en toda la provincia de Buenos Aires. Quilmes, La Matanza y Lomas de Zamora son los distritos en donde más se usa la tracción a sangre.

Para los animales es un verdadero calvario“, sostiene Télam Edgardo di Salvo, el veterinario de la ONG. “Los caballos circulan mal errados o sin herraduras, desnutridos, deshidratados, sin plan sanitario al día, muchos quedan ciegos por los cadenazos, hay yeguas preñadas atadas al carro, patologías óseas. Además está la cuestión del sobrepeso que le hacen por las cargas”, detalló.

En cuanto a las jineteadas, muy cuestionadas por las duras condiciones en las que son sometidos los caballos, el veterinario afirmó que. “Hay que generar la reconversión de una fiesta criolla más relacionada al espíritu de la danza y el tradicionalismo y no con la tortura como si fuera un circo romano.  La doma se puede reconvertir. Que dejen las espuelas, que cambien el rebenque por un poncho y que sea alusivo. Tiene que ser una fiesta gaucha que respete los valores, el espíritu y el altruismo de las personas en consonancia con el de los animales“.