Con la renovación de 208 kilómetros de vías que estaban en mal estado este lunes volvió a funcionar el tren que une Constitución con Mar del Plata, se trató de un viaje de prueba para ver el estado de las vías. El resultado fue exitoso, y desde la empresa estatal Trenes Argentinos se asegura que el servicio estará habilitado en diciembre.

El tren dejó de funcionar en agosto pasado por la rotura de un puente sobre el Río Salado, producto de una crecida. La caída del puente se produjo cerca del pueblo de Guerrero, las obras para tratar de arreglar el puente fueron abandonadas al mes de ser iniciadas, entonces los tiempos electorales imponían otras prioridades.

A partir de este año se decidió reiniciar las obras, siendo este ramal uno de los pocos que tienen la oportunidad de la reactivación. Desde el Ejecutivo nacional,  se informó hace algunos meses atrás que no está en los planes la recuperación de los remales de trenes de larga distancia. Para que la formación de prueba que viajó desde Buenos Aires hasta Mar del Plata pudiera realizar el viaje se debió construir un nuevo puente y volver a instalar una extensión de 208 kilómetros de vías.

Argentina es un país en donde la falta de planificación y la corrupción generan casos como el ramal que este lunes volvió a funcionar. Los durmientes fueron puestos por la anterior gestión, pero desde aquel momento se criticó que eran de mala calidad, y así resultó ser ya que duraron muy poco tiempo. Este año, a menos de un lustro de haber tendido esa vía, se deben volver a cambiar alcantanrillas, pasos a nivel, durmientes y el puente que una vez caído jamás se arregló hasta este año.

El ramal Constitución Mar del Plata ha sido uno de los más populares en época veraniega. El tren es un medio de transporte ideal, económico y ecológico, este servicio trasladó a miles de personas cada verano. Según el Ministro de Transporte, Guillermo Dietrich: “Estamos dando los últimos pasos para volver a poner en funcionamiento este tren tan importante para el turismo de Mar del Plata y para las más de 50.000 personas que van a utilizar estos servicios por mes”, afirmó a la prensa.

Para asegurar operatividad, el nuevo puente está hecho con materiales más resistentes que se adaptan a los ciclos de crecida del Río Salado, y a diferencia del anterior, no se deberá bajar la velocidad para transitarlo. El ferrocarril ha sido históricamente el medio que usaron las familias argentinas para trasladarse en viajes internos por el país. Con la misma celeridad que se hizo este ramal, que es además una vidriera para una gestión, se debería reformular la postura de no apostar por los servicios de larga distancia. Las enormes extensiones de nuestro mapa reclaman una red nacional ferroviaria que vuelva a funcionar, dando vida a cientos de pueblos y parajes que han quedados atrapados en el olvido desde que el tren dejó de pasar.