Por Leandro Vesco / Fuente: Telam

El Vía Crucis Submarino de Semana Santa en Puerto Madryn, una actividad religiosa que se convirtió en un producto turístico y emblemático de esta ciudad de Chubut, se realizará también en el Viernes Santo de este año, con la participación de buzos de todo el país y de miles de personas fuera del agua.

El secretario de Turismo de Puerto Madryn, Herman Müller, destacó que la actividad cuenta con la bendición del Papa Francisco y que este año estrenará una nueva cruz, donada por una escuela de buceo de Mar del Plata, que será bendecida por el obispado de esa ciudad marítima bonaerense.

José María Goity, quien tuvo la idea inicial de organizar el Vía Crucis, señaló: “Esto surgió hace 11 años. Es una ceremonia religiosa que puede realizar cualquier persona porque la exigencia técnica es básica” y recordó que en sus inicios “teníamos la idea de hacer algo que convocara gente y, sobre todo, que promocione el lugar pensando en las vacaciones de invierno. De a poco fue creciendo y hoy es conocido en todo el mundo; es un evento de sumo interés en el ambiente de buceo porque otorga un sello de buceo nocturno. En los inicios fue difícil conseguir un padre que pueda hacerlo porque requería bucear. Por eso convocamos en su momento al padre Juan Gabriel Arias y en ese momento lo autorizó Bergoglio, hoy el Papa Francisco”, mencionando que “el padre Juan Gabriel realizó todos los cursos de buceo acá en Puerto Madryn”. Cabe señalar  que “este vía crucis se puede seguir desde tierra o bien participar con snorkeling. No es únicamente para buzos, así que en este último tiempo se ha sumado mucha gente y estamos preparados con una buena cantidad de trajes de neoprene para esperarlos”, explicó Goity.

Sobre el agua, también habrá cientos de personas que participarán en botes, kayaks, lanchas, canoas, tablas y otros dispositivos flotantes, iluminando con velas el lugar, junto a quienes lo hagan nadando o con snorkels. El Vía Crucis tendrá una parte terrestre, que partirá de la plaza central de Puerto Madryn y recorrerá sus calles con paradas en las primeras siete estaciones, hasta llegar al muelle, donde empezará el tramo submarino, con las estaciones bíblicas restantes.

Los organizadores aclararon que sólo podrán participar del tramo submarino personas con licencia de buzo en regla, que tendrán que presentar ante los operadores de buceo locales, en tanto los que lo hagan nadando, con snorkel o en botes, deberán registrarse antes en la Prefectura Naval local. El sacerdote que encabezaba la ceremonia religiosa hasta el año pasado, el buzo Juan Gabriel Arias, se encuentra misionando en Mozambique, por lo que este año se espera la designación de otro cura y buzo, quien realizará el oficio bajo el agua y cuyas palabras serán reproducidas con equipos de audio en la superficie.

Puerto Madryn cuenta con unas 7.000 plazas de hospedajes, que para Semana Santa están cubiertas en su totalidad, por lo que Müller aconsejó a los turistas reservar camas con anticipación. El funcionario también destacó que si bien el Vía Crucis lleva sólo una jornada, la región cuenta con numerosas actividades que justifican pasar toda la Semana Santa en Madryn, como son paseos náuticos, buceo con lobos marinos, pingüineras, museos y casa de té galés, entre otras. Este vía crucis es uno de los espectáculos más curiosos y singulares del mundo. Sucede en nuestra Patagonia. 

El secretario de Turismo y Deportes de Puerto Madryn, Herman Müller, encabezó en la Casa de Chubut en Buenos Aires el lanzamiento de una nueva edición de esta ceremonia religiosa, devenida en el hecho social más popular de esta urbe, conocida como la Capital Nacional del Buceo, junto a él estuvieron el operador turístico José María Goity y el buzo Mariano Franchesqui, dos de los primeros impulsores del Vía Crucis Submarino, que también este año participan de la organización.