La inclusión se federaliza cuando los puntos más remotos de nuestro país pueden tener acceso a mejoras en su calidad de vida. Por eso los niños de la Escuela N°4757 de la pequeña localidad de Media Luna, en Dragones, Salta, tienen motivos para estar contentos. Como parte de la iniciativa de la Fundación Resilient, la empresa platense Goodenergy proveyó a la escuela de dos pantallas solares para que puedan tener energía gratuita y ecológica. Esto es un paso importante para una comunidad que se halla aislada y, hasta este hecho, incomunicada con el resto del mundo.

Dragones representa la postergación con la que viven una enorme cantidad de pequeñas localidades de nuestro interior que resisten con dignidad la injusticia que es producida por la corrupción y el abandono de parte de los que tienen la obligación de darles los recursos básicos para desarrollar una vida digna. No poseen luz ni agua potable: la poca agua que  extraen tiene altos contenidos de arsénico, por lo que la vuelva no apta para el consumo humano. Conviven además con humedales que vuelven la vida insana, al tener que convivir con toda clase de animales e insectos.

La Fundación Resilent firmó un convenio con la ADEC (Agencia para el Desarrollo Económico de la Ciudad de Córdoba), quienes financiaron el proyecto del Ing. José Manuel Gonzalez Loza, quien diseñó un destilador solar que eliminará el arsénico del agua, volviéndola potable. Este elemento junto con las pantallas solares serán de gran importancia para que Media Luna pueda sentirse parte de este mundo, y pensar en un futuro más alentador.

El mapa nacional con estas acciones de ONGs y empresas comprometidas con el medio ambiente logran incluir comunidades que resisten activamente, apoyadas por un sentido de pertenencia muy fuerte hacia sus lugares en el mundo. La energía solar logra generar una independencia positiva en comunidades rurales, dejando de depender de un sistema que las ignora.

Goodenergy nace como una empresa enfocada en promover la generación de energía renovable en el mercado argentino, contribuyendo a cambiar nuestra cultura de eficiencia y abastecimiento energético. “Queremos ser los referentes en energías renovables de nuestro país, ayudando a concientizar a la población sobre la importancia de la ecología, reduciendo la contaminación ambiental”, dicen los empresarios. En tanto que la Fundación Resilient realiza tareas de ayuda social a niños y adolescentes para resurgir de la adversidad, adaptarse, recuperarse y acceder a una vida significativa y productiva.