“El objetivo del Proyecto Llama es el establecimiento de una antena de radioastronomía para hacer observación del universo, que se vinculará con el laboratorio ALMA, de la Unión Europea, instalado en el desierto chileno de Atacama, a unos 120 kilómetros de donde se instalará la nueva antena”, dijo a Télam Alejandro Ceccatto, viceministro de Ciencia y Tecnología de la Nación.
El Proyecto Llama está a cargo de Marcelo Arnal, investigador superior del Conicet, docente de la Universidad Nacional de La Plata, director del Instituto Argentino de Radioastronomía (IAR) y está orientado a estudiar los objetos astrales por medio del análisis de las ondas de radio que emiten.
La antena será idéntica a las que integran un complejo de 60 aparatos en ALMA -instaladas en un área del chileno desierto de Atacama- y permitirá hacer lo que en física y astronomía se conoce como interferometría en las observaciones radioastronómicas, que combina la luz proveniente de diferentes receptores para obtener una imagen de mayor resolución.
 
“Es un proyecto muy ambicioso, probablemente el más costoso que tiene la cooperación argentino brasileña, y uno de los mayores que financia el Ministerio“, dijo Ceccatto, quien informó que la construcción de la antena fue encargada por Fapesp a Alemania. La contribución argentina es la adecuación del sitio, cerca de la localidad salteña de San Antonio de los Cobres, donde hay que aplanar una hectárea de terreno en el cerro para establecer la infraestructura de energía y comunicaciones, además de alojamientos.
 
“El Proyecto Llama es de la Fapesp y el Ministerio de Ciencia y Tecnología, con una inversión de 18 millones de dólares como financiación inicial compartida entre Argentina y Brasil, para montar una antena muy importante de 12 metros de diámetro y varias toneladas de peso, a una altura de 4.800 metros“, refirió Ceccatto, secretario de Articulación Científico Tecnológica.
 
La Fundación opera como ente financiador que se suma al presupuesto científico federal que aporta Brasil; además, el estado de San Pablo cuenta con una agencia similar a la que existe en la provincia de Santa Fe, que financia las actividades de ciencia y tecnología regional.