A pesar de que está prohibida la explotación minera de uranio en La Rioja capital, la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) quiere hacer allí una mina para procesar este mineral, altamente contaminante. Esta semana finalizó sin acuerdos la audiencia conciliatoria entre la CNEA y el Municipio capitalino de La Rioja, quien exige que no se permita la instalación de la mina por vía judicial porque la comunidad, y las leyes municipales, están en contra de la este plan nuclear.

La CNEA pretende hacer a sólo 15 kilómetros de La Rioja capital, en un lugar conocido como Quebrada de Alipán, en la localidad de El Cantadero, una mina de uranio, pero se enfrenta con el sentido común de una comunidad que en el año 2012 le dijo que no a la megaminería. Desde entonces, la instalación de la mina se está resolviendo por vía judicial, en la última instancia ambas partes no llegaron a un acuerdo.

La audiencia fue convocada por la Cámara Federal de Apelaciones de Córdoba, y estuvieron representantes de la CNEA y del Municipio de La Rioja Capital y de la Fiscalía de Estado de La Rioja.

El fundamento de La Rioja Capital es claro y simple: si aceptan hacer la mina habría que modificar la Ordenanza Municipal Nº 4930 de 2012, que prohíbe la explotación minera uranífera a cielo abierto en el ejido municipal, algo que fue votado por el Concejo Deliberante y apoyado por la comunidad.

La Asamblea Riojana Capital rechaza que la instalación de la mina se dirima en un juzgado, cuando ya el pueblo emitió su opinión al respecto: el no a la megaminería. “Podemos decir que no hay licencia social para la minería, principalmente en este lugar (El Cantadero) La Rioja no ha sido un pueblo minero, ha sido objeto de este tipo de extracciones que a La Rioja no le han dejado nada. Se aprendió sobre todo en la zona del oeste, en Famatina -principalmente con la exploración inglesa de principios de siglo-, que a nosotros no nos queda nada, que todas las riquezas del cerro se las llevan otros capitales“, declaró a Anred Marisa Romero.

Antes de que se inicie la Audiencia, para recordarles al juzgado que en el año 2012 se hicieron marchas multitudinarias para rechazar la minería a cielo abierto, le entregaron un petitorio con 2500 firmas de vecinos de la Rioja que volvieron a decirle no a la contaminación.