Los intendentes de Neuquén, Horacio Quiroga, y de Cipolletti (Río Negro), Abel Baratti, se reunieron en Buenos Aires con el subsecretario de Transporte Ferroviario, Raúl Baridó, para impulsar la puesta en marcha de un tren interurbano entre ambas ciudades.

El proyecto original del “Tren del Valle” incluye la conexión de las localidades de Chichinales, en Río Negro y Senillosa, en Neuquén, con una distancia de 150 kilómetros aproximadamente. Pero desde el 2006 la Comisión “Pro Tren” impulsa al menos una primera etapa, con la habilitación de un servicio interurbano de siete kilómetros de extensión entre Cipolletti y Neuquén.

Quiroga informó que “a través del subsecretario del área, el Ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, nos hizo saber su firme decisión política de poder implementar el tren interurbano entre Neuquén y Cipolletti y, en ese marco, la Nación está dispuesta a aportar la inversión de los coches que se requieran, mientras que los municipios deberíamos asumir el control sobre los paso a nivel”.

En ese sentido, el jefe comunal indicó que ahora tienen que analizar en qué paso a nivel es necesario colocar barreras y de qué tipo y en cuál se podrá desplegar personal para que se encargue de hacer los controles cuando pase la formación.

Quiroga destacó que si bien no se habló de fechas concretas, sí hay que resaltar el interés del Ministerio en poder concretar el ansiado regreso del tren al Valle, por lo que consideró que es una oportunidad “que no podemos dejar pasar y deberemos hacer todos los esfuerzos para complementar desde los municipios los requerimientos que haga la Nación”.

El intendente de Neuquén dijo que “el encuentro fue más que satisfactorio para todos los que participamos. Incluso los representantes de la comisión pro Tren del Valle manifestaron que de todos los encuentros que han mantenido por el tema, este ha sido del que se llevaron la definición más firme de parte del gobierno nacional”.