En el año 2007 se sancionó en Entre Ríos la Ley de la Madera que estipulaba entre otras cosas la prohibición en todo el territorio provincial de vender madera a Uruguay, fundamentalmente porque iban a alimentar a la pastera Botnia, entonces como hoy la Asamblea Ciudadana Ambiental de Gualeguaychú estuvo a favor de sostener y defender esta ley. Ahora el gobierno entrerriano pretende modificar la ley para que empresarios madereros puedan vender madera a las pasteras. El debate divide a la provincia.

El gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet considera que la presencia de las pasteras sólo traen beneficios, y que si hubo contaminación, esta quedó en el pasado. Con este razonamiento, y siguiendo una línea que es bajada desde el gobierno nacional  de impulsar el crecimiento de empresas sin pensar en las consecuencias ambientales, expresó: “Ya no podemos sostener una ley que perjudica claramente a los intereses de la provincia, diferente sería si las veintitrés provincias restantes existiera la misma restricción (de vender madera a Uruguay) En cambio esto genera una pérdida de competitividad enorme para el sector industrial, y hace que la mayoría de las empresas se radiquen en Corrientes y no lo hagan en Entre Ríos” Acaso lo que el gobernador no vea es que las pasteras están sobre territorio entrerriano, y las consecuencias de su actividad se hacen notar en su provincia, que debería proteger de esta clase de industrias.

La Asamblea Ciudadana Ambiental de Gualeguaychú estima que “es absolutamente preocupante”  la intención  de modificar la Ley de la Madera. “El gobernador Bordet ha provocado un acontecimiento que es contrario a lo que en su momento decidió por unanimidad la Legislatura de Entre Ríos, que fue prohibir la venta de rollos de madera como materia prima de las pasteras instaladas en Uruguay”

“Actualmente miles en nuestra provincia estamos en contra de una reforma de la Ley de la Madera porque hemos madurado en muchos aspectos. No podemos plantar eucaliptus para alimentar a la pastera UPM. Es inaudito que sigamos con la línea de favorecer a UPM, para que contamine más. Parece que estamos a favor de deteriorar aún más la salud humana, que ya venimos padeciendo tanto del lado uruguayo como del argentino”, sostuvo Juan Veronessi, referente de la Asamblea.

La actitud del gobernador de Entre Ríos recuerda a su par de San Juan, quien dejando de lado la contaminación que produce una actividad industrial, defiende más los intereses de empresas que el cuidado del medio ambiente. Bordet afirmó acerca de su postura de modificar la Ley de Madera para que los aserraderos de su provincia puedan vender madera a Uruguay: “En necesario entender que hay momentos donde se planteó esta situación era razonable, pero con el tiempo transcurrido y el laudo que se realizó en La Haya no podemos sostener una restricción de esta naturaleza, que lo único que hace es retrasar procesos productivos en nuestra provincia