Se trata de “Disfrutarte en Bici”, un proyecto impulsado por la asociación civil “Diversamente Posibles”, donde participa el kinesiólogo Ignacio Calabró, padre de Guadalupe (8) y de Lourdes (6), que tiene una discapacidad motriz: “Hace cinco años, junto a mi familia decidimos dejar la capital y venir a vivir a La Costa para tener una vida más sana y poder disfrutar de la brisa del mar cada día”, contó a Télam.

Mediante sus redes sociales, Calabró lanzó el año pasado esta iniciativa y sigue sumando vecinos, amigos y familias de La Costa con una idea clara: “Lo que hacemos es reutilizar, reciclar y revalorar bicicletas viejas, en cualquier estado, para adaptarlas y facilitar un espacio recreativo, social y deportivo de respeto y convivencia, donde niñas, niños y adolescentes con discapacidad tengan junto a sus familias la posibilidad de compartir con otros”.

En estos momentos, contamos con 20 bicicletas adaptadas y otras 160 que fueron donadas por ciudadanos de nuestro distrito haciendo correr el boca a boca“, contó el kinesiólogo para quien lo importante es que esa posibilidad de usar la bicicleta sea “un verdadero espacio de encuentro“.

Ciudades como Mar del Plata, Salta, Entre Ríos, Capital Federal, Mendoza y Córdoba se estarán sumando a la donación de bicicletas: “Y muy pronto serán recicladas y adaptadas por este equipo que sigue expandiéndose día a día y, con ellos, una gran comunidad que colabora, entre ellos muchos comerciantes, herreros, chapistas, entre otros“.

Calabró contó que próximamente la asociación civil contará con un espacio físico en la localidad de Costa del Este: “Nos han donado un terreno y la idea es poder construir un espacio social y realizar ahí encuentros donde la discapacidad sea algo cotidiano e inclusivo, donde un niño tenga derecho a la recreación y el deporte en este partido costero bonaerense”.

El fundador de “Disfrutarte en Bici” contó que junto a él participan unas 40 familias y para todos “la bicicleta es una excusa para jugar, distraerse y ver la ciudad y sus paisajes desde otra perspectiva”.

Pero este sueño no termina acá, aseguró Calabró: “La idea, en un futuro cercano, es lograr que quienes tengan algún tipo de discapacidad puedan competir. Por eso, proyectamos participar en algunos equipos de ciclismo de La Costa donde podamos conformar un espacio de respeto y convivencia con el fin de jugar y competir a la par”.