Por Leandro Vesco – Fuente: Diario La Nueva Provincia

En elfederal.com.ar comprobamos el grave estado en el que se halla la Ruta 85 que una Pringles con Suárez, la ruta 67 en su tramo de Coronel Suárez hasta Pigüé, la Ruta 65 que va de Bolivar a Daireaux, la 60 desde Carhué hasta Rivera, la Ruta 80 hasta Pablo Acosta y la 51 que conduce a Pringles, entre otras tantas vías en pésimo estado, esto sin incluir a los caminos rurales, en su peor estado en años.

Es que el estado de las rutas bonaerenses es muy malo, eso lo sabe cualquiera que anda los caminos. Porque muchos tramos son intransitables se producen accidentes mortales. Esto, unido a las recientes lluvias, ha producido un deterioro mayor. Diversos tipos de reclamos se llevarán adelante estos días y todos con un mismo objetivo: generar conciencia por el mal estado de las rutas de la provincia de Buenos Aires, especialmente las ubicadas en el sudoeste del mapa provincial.

Comunidades enteras se hallan afectadas por esta situación de gravedad social seria. Como si fuera un paciente en estado terminal, lo poco que se hace son mini bacheos y pequeños arreglos que se rompen a los pocos días. La comisión de Obras Públicas de la Cámara de Diputados bonaerense ha convocado a una audiencia pública para evaluar el estado de las rutas provinciales y analizar la propuesta de inversiones esbozada en el proyecto de Presupuesto 2015. El diputado Daniel Monfasani dijo que la audiencia obedece a las reiteradas peticiones de los usuarios viales de los distintos distritos.

El legislador adelantó que se tratarán cuestiones relativas al estado actual de la red vial de la provincia y el de las obras de infraestructura vial proyectadas o en ejecución. “En un 80% el estado de las rutas es desastroso”, dijo Monfasani. Se prevé la exposición de integrantes de la ONG Unión de Usuarios Viales de la Provincia de Buenos Aires (UDUV); el diputado del Frente Amplio Progresista Ricardo Vago y el mencionado Monfasani, entre otros.

El escaso presupuesto de Vialidad Provincial, de donde debieran surgir los fondos para las reparaciones, pone límites a los trabajos, pero no a las manifestaciones de los numerosos usuarios que, a diario, recorren las rutas de la región. Días pasados, un productor agropecuario de la zona de San Eloy advirtió un enorme pozo en la ruta 76, desde la rotonda hacia Sierra de la Ventana. “Se trata de un terrible cráter en el medio de la ruta que abarca la totalidad de la mano que viene de Sierra a San Eloy. En el peor de los lugares, en el medio de un abra que es sinuoso, con subida y bajada”, dijo Mario Méndez, presidente del Foro de Seguridad Rural.

“Hace más de una semana que ha llegado a ese grado de rotura y ningún funcionario de Vialidad ha venido a poner, al menos, una señalización a una distancia prudencial. Menos aún balizar la zona, sobre todo en horas nocturnas” Las rutas, no hay que olvidarse, son las venas por donde transita la vida de un mapa.