“Pongamos este fenómeno medioambiental en la agenda de los argentinos, de San Luis y de Villa Mercedes”, pidió el mandatario puntano y agregó: “Pensamos equilibrar la Cuenca devolviéndole a la naturaleza lo que le quitamos. Tenemos que seguir forestando”.

Las zonas afectadas se ubican a 25 kilómetros al norte de la ruta nacional 8 y sobre la ruta provincial 33.

En la carta de intención, ambos gobiernos (Provincia y Nación) se comprometieron a aunar esfuerzos y recursos para atender en forma integral la Emergencia Ambiental de La Cuenca El Morro y su Área de Influencia, con “especial énfasis en el desarrollo de sistemas de prevención, alerta temprana y contención de catástrofes para la ciudad de Villa Mercedes”, sitio en donde aparecieron las aguas de la cuenca en el barrio Eva Perón.

La Provincia ya viene desarrollando políticas y acciones tendientes a la protección, cuidado y restauración ambiental en esa extensa zona, pero, según se estableció en la carta de intención, la problemática de la Cuenca El Morro “implica el surgimiento de nuevos cursos de agua que generan cambios sobre los sistemas ecológicos y socioeconómicos que afecta principalmente a la provincia de San Luis y cuyo impacto trasciende las fronteras de su jurisdicción”.

Al finalizar la recorrida, Cabandié evaluó que la voracidad y la expansión de la frontera agropecuaria llevó a una profunda deforestación y eso perjudica a los cursos de agua y la aparición de nuevos ríos”.

La Cuenca del Morro presenta un desbalance hídrico producto del aumento de las precipitaciones y de la deforestación. La remediación que realiza el Gobierno provincial en este sentido es promover la forestación con árboles nativos y fomentar el cambio del uso del suelo. Al respecto, el ministro de Ambiente aseguró: “Nos comprometimos desde la Nación a maximizar el trabajo que muy bien viene encarando la provincia”.