El ingeniero francés especializado en construcciones sustentables de 28 años Siméon Baldit de Barral, decidió recorrer el mundo para observar y comprobar que a pesar de las fronteras y los límites impuestos por la política, la humanidad tienen más en puntos en común de lo que se creé. Luego de recorrer 26 países y pedalear 18.000 kilómetros llevando un mensaje ambiental, halló en todas partes muchas personas intentando cambiar el mundo.

Hasta el 30 de marzo estuvo en nuestro país, presentando el documental que filmó en ruta, “On the green road“, en él muestra su periplo alrededor del mundo. El fin que persiguió fue el de ir en busca de personas que estén comprometidas con el medio ambiente y trabajando activamente para intentar cambiar el mundo. Los ejemplos los halló en cada uno de los 26 países en los que estuvo. En nuestro país lo presentó en La Plata y en la Ciudad de Buenos Aires, al documental lo vieron más de 500 alumnos en diferentes colegios.

Luego de la proyección Siméon comentó que el viaje, que hizo con su primo tenía el fin de comprender, compartir y documentar diferentes formas de hacer ecología, ya sea de ciudadanos comunes como de asociaciones civiles. En su recorrida se encontraron con mas de 90 hombres y mujeres que trabajan para mejorar el mundo. Les hicieron entrevistas y este contenido se editó en el documental.

“Entre las cosas que más me impactaron del viaje se contó la manera el que el cambio climático está impactando en los Andes y la cantidad de proyectos que se están llevando a cabo en distintas partes del mundo para enfrentar el calentamiento global, la contaminación y otros problemas que afectan al medio ambiente”, comentó al diario El Día Baldit de Barral. Su hoja de ruto lo llevó a cruzar fronteras en Asia, Europa del Este y América Latina.

El viaje, a pesar de que ya no pedalean, entró en otra etapa: presentar el documental en todos los lugares en donde estuvieron para compartir entre todos las distintas experiencias que vivieron, y que como conclusión genera un pensamiento positivo: “Hay un cambio en el mundo”, concluye el ecologista frances. La acción directa de muchas personas en diferentes países genera una revolución silenciosa a favor del medio ambiente.