Con la idea de ayudar a disminuir el consumo masivo energético utilizado para el acondicionamiento interno en los galpones y fábricas de los parques industriales, debido a la baja o escasa aislación térmica que poseen, el Ingeniero Civil argentino Ariel Tizzi (Universidad Tecnológica Nacional Regional Pacheco) creó un producto de bajo costo y de fácil colocación que busca aprovechar la energía solar reflectándola o absorbiéndola.

El producto consiste en un revestimiento para las paredes que se coloca con orientación norte, noreste o noroeste, ya que son las únicas paredes que reciben la incidencia de los rayos solares durante todo el día, por lo cual son los cerramientos que más trasmiten calor al interior del edificio. Funciona según la morfología de los bloques horizontales y las pinturas que se utilizan sobre las paredes existentes de las naves industriales, además de los materiales utilizados, que genera aislaciones acústicas e hidrófugas, lo cual prolonga la vida útil del inmueble.

Actualmente el proyecto solo se construye para fines de investigación, con el objetivo de conseguir alguna empresa que fabrique y comercialice cerramientos metálicos interesada en la comercialización masiva del producto.

Funcionamiento