Los Esteros del Iberá tendrán nuevos vecinos. Hace unos días llegaron desde Salta dos tapires que ahora se hallan en la Estación Biológica San Cayetano en la provincia de Corrientes para que comiecen con una cuarentena antes de ser reisertados a su hábitat natural. Hace 60 años que los tapires dejaron de vivir en los Esteros.

Se­bas­tián Di Mar­ti­no, miembro de la Estación, detalló: “La idea es tra­er es­te año unas tres pa­re­jas. Des­de la mis­ma es­ta­ción de fau­na au­tóc­to­na de Sal­ta vendrán otras dos hem­bras y un macho más. Mien­tras es­ta­mos vien­do de dón­de tra­er un ter­cer ma­cho. Se eva­lú­an co­mo po­si­bi­li­da­des a ejem­pla­res de Mi­sio­nes y de Tu­cu­mán”.

Los tapires que están en cuarentena se llaman Francisco y Nato, todos los animales que son reinsertados a la naturaleza pasan por este proceso en donde se los estudian y analizan con el fin de que la salud de los ejemplares resistan el difícil paso de vivir en cautiverio a volver a la naturaleza.

El tapirus es un género de mamíferos de la familia Tapiridae, conocidos como tapires. De un total de diez, este el único genero que vive con nosotros, los nueve restantes se hallan extintos. La misma suerte corre el Tapir. Este animal tiene una lejana familiaridad con los caballos y los rinocerontes, quienes son sus parientes biológicos más cercanos.

El proyecto de reinserción se hace en cooperación con la ONG Conservation Land Trust.  “El úl­ti­mo ejem­plar del que se su­po su exis­ten­cia fue ca­za­do en el año 1975, en zo­na de is­las cer­ca de Itu­zain­gó”, indicó a épo­ca Ma­ri­si Ló­pez, la res­pon­sa­ble de re­la­cio­nes pú­bli­cas de la fun­da­ción de Douglas Tomp­kins.  Al igual que los yaguaretés Tobuna y Nahuel, que fueron reinsertados recientemente, los ta­pi­res no pisaban la tierra correntina des­de ha­ce 60 años.