En un acto desesperado, las autoridades del Zoológico de Mendoza, antes de que mueran más animales presentaron un plan de contingencia y reconversión. En un año cientos de animales hallaron la muerte en situaciones que aún no han podido ser aclaradas. El plan contempla deshacerse de las especies y rematar al menos 1500 animales. 

La Secretaría de Ambiente y Ordenamiento Territorial de Mendoza informó el plan. Por el momento el Zoo permanecerá cerrado por tiempo indeterminado, “hasta tanto se logre asegurar estándares mínimos adecuados para el bienestar y manejo de los animales.  Se informa que se prevé el envío de excedentes a otros sitios de la provincia, del país o del mundo; siempre y cuando los lugares de destino estén habilitados y cumplan con todas las medidas de seguridad y bienestar animal, y el remate de un grupo de animales”

El “master plan” tiene como fin reducir drásticamente la población de especies. Actualmente han quedado 2000 animales, y las autoridades quieren desprenderse de al menos 1500. Las autoridades quieren hacer allí un eco parque, pero aún no tienen decidido los tiempos ni la forma de llegar a esto. La primera etapa es deshacerse de los animales, para eso afirman que estudian reubicarlos en distintos puntos del país y del mundo.

Faltan detalles adminstrativos y legales pero la idea es vender estos animales en granjas o en sitios en donde las diferentes especies tengan garantizado su cuidado y bienestar. Mientras tanto, hasta que esto pase se están haciendo tareas de mejora y limpieza en el predio, y en lo que va de la semana no se han registrado nuevas muertes. 

La semana pasada había fallecido un guacamayo y un puma. “Se están diseñando e implementando nuevos protocolos de funcionamiento y comunicación para ordenar el trabajo de la institución, varios de los cuales se habían perdido en los últimos años.  Se prohíbe a partir de ahora la compra de ejemplares nativos o exóticos, salvo aquellos que ingresen por decomisos de la autoridad de aplicación provincial o nacional, ya sea a través de allanamientos u operativos policiales”, se informe desde la cartera medioambiental. 

Sobre la conversión a un eco parque, idea resistida por los empleados del zoológico por entender que estarían en peligro sus fuentes laborales. El Gobierno aseguró que “no tiene ninguna intención de hacer de éste un lugar privado, ya que es patrimonio provincial y de todos los mendocinos”