“Jamás nos arrodillamos ante nadie”, expresaron ayer representantes de las comunidades aborígenes al celebrar en un acto público el retiro de la escultura que generó polémica desde su instalación frente a plaza Independencia de Trelew. Estaban representados un hombre y una mujer originarios y una leyenda que da cuenta que la obra era en homenaje a los pueblos mapuche y tehuelche. La figura masculina estaba arrodillada. 

Un camión grúa esperaba la finalización de la ceremonia protocolar para proceder al retiro de las dos esculturas realizadas por la artista Celeste Moreno. El primero en dirigirse a los presentes fue el representante de las comunidades mapuche-tehuelche Juan James Ñanco. “La verdad es un acto de reivindicación que uno espera. Si alguien autorizó una escultura sin consultar es porque se dejó llevar por su sentimiento y su corazón, no consultó. Nosotros, como descendientes, jamás nos vamos a arrodillar ante nadie”.

En la escuela nunca nos contaron el tremendo genocidio que sufrieron nuestros antepasados. El 11 de octubre pedimos la reivindicación. El intendente tuvo un gesto que jamás antes nadie tuvo. Le dio la razón a los pueblos originarios. Que nuestro mensaje llegue a toda Latinoamérica”, aseveró James Ñanco.

Por su parte, Elsa Cayupán agradeció también a todas las organizaciones. “Quiero contarle a la gente el proceso. En esta calle, en esta vereda, juntamos firmas de gente que sabe. Hermanos y ancianos que vinieron de Puerto Madryn. La lucha fue a partir que supimos que el 11 de octubre se impuso esta escultura que nos muestra de rodillas. Queremos decir que con el retiro de esta escultura, le entregamos la propuesta a la Municipalidad para que sea reemplazada por una obra del artesano que nosotros queremos. El escultor es Milton Frintt. Trabaja la piedra. Es un elemento importante. Por eso lo elegimos. Lo conocemos hace muchos años”, manifestó.

Pablo Blanco, representando a la comisión de Docentes Universitarios contó: “Desde hace varios años estamos trabajando con la comunidad mapuche-tehuelche por las permanentes desigualdades que se producen. Es importante el hecho que esta obra se retire y que la comunidad decida lo que debe hacerse con su cultura. Quiero felicitar a todos los presentes para que este cambio se haya dado”, expresó.

Por último, el intendente se refirió al caso. “Primero quiero pedir disculpas porque el Estado es uno solo. Hacemos un acto de injusticia que pasa a ser justicia. Queremos un Trelew donde podamos aceptar diferencias y respetarnos mutuamente. Tenemos que mirar en presente y futuro. Trabajar por un Trelew mejor. Si se comete un error, pedir disculpas y aprender de quienes saben más”.