Hoy, 29 de julio, se cumple un nuevo aniversario del día en que el cardiocirujano argentino René Gerónimo Favaloro se quitó la vida.

Reconocido internacionalmente por realizar el primer bypass cardíaco en el mundo, Favaloro dejó como legado en su departamento siete cartas cuyo contenido se reveló parcialmente. En una de ellas, dirigida a las “autoridades competentes”, dejaba en claro que había decidido quitarse la vida y explicaba que la crisis económica que atravesaba la Fundación Favaloro había sido el desencadenante de su determinación.

En aquel entonces, el fiscal que intervino en la causa, Claudio Soca, precisó que el médico había hecho mención a las deudas millonarias que mantenían con su fundación numerosas obras sociales, entre ellas, el PAMI. En aquel entonces, estaba en calidad de interventor del PAMI una de las figuras del PRO actual, Horacio Rodríguez Larreta.

La intransigencia llegó a ser tal que, en la última reunión de Favaloro con las autoridades, le habrían comunicado que la única alternativa prevista para resolver la controversia era una conciliación obligatoria, que consistía en verificar caso por caso para ver en las historias clínicas si los servicios efectivamente se habían prestado. La verificación contable se hizo, pero no a tiempo. 

Los argentinos lo recordaremos siempre no sólo por su aporte a la medicina mundial, si no además por sus sólidos valores. ‘Proceder con honestidad en aras de la dignidad del hombre es el compromiso más trascendente en nuestro corto paso por este mundo‘, sus sabias palabras.