El procedimiento fue fruto de la tarea del cuerpo de investigaciones judiciales de la Ciudad de Buenos Aires, que detectó que un usuario de Facebook ofrecía en esa red social la venta de las aves que criaba en su casa, consignaron fuentes judiciales.

La causa quedó a cargo de la Unidad Fiscal Especializada en Materia Ambiental, de Carlos Rolero Santurián, quien ordenó el allanamiento realizado ayer en una vivienda del barrio de Villa Lugano, donde se clausuró un criadero ilegal de aves.

En el lugar, el personal policial de la Ciudad constató la presencia de unas 80 aves domésticas eran mantenidas en condiciones sanitarias deficientes.

36 ejemplares silvestres fueron decomisados y serán trasladados a la reserva ecológica Costanera Sur y a la ONG Pájaros Caídos.

El responsable del lugar fue imputado por “contravenciones relativas a la omisión de recaudos e higiene necesaria respecto a la tenencia de animales”, informaron hoy fuentes policiales.