Con la ilusión de tener un trabajo para poder salir adelante, 169 personas oriundas de Santiago de Estero fueron rescatadas de una plantación de arándanos en el Partido de Exaltación de la Cruz (Buenos Aires) La falta de oportunidad laboral en las pequeñas comunidades es la causa de que estas personas acepten irse de sus pueblos aun desconociendo dónde y cómo trabajarán.

El emprendimiento productivo estaba en el kilómetro 11 de la Ruta Provincial 192 en el Partido de Exaltación de la Cruz, hacía allí se hicieron presente personal del Comando de Prevención Rural y miembros del Ministerio de Trabajo de la provincia de Buenos Aires. El campo tenía dos parcelas asignadas a la producción de arándanos, en los dos terrenos hallaron trabajadores que estaban viviendo en forma inhumana.

Había 104 y 65 personas respectivamente en los campos. Nadie estaba registrado, y algunos no tenían DNI. Los propietarios del campo no les aseguraban ni siquiera las condiciones básicas, no podían salir del predio y trabajan prácticamente todo el día, a los que se enfermaban los enviaban como podían con un pasaje de ida a su hogar y a todos los hacían dormir en el piso sobre unos cartones.

El Ministerio de Trabajo suspendió la producción del emprendimiento y aún no se ha dado a conocer el nombre de o de los propietarios de los dos campos que esclavizaban a estos hombres. El ministro de Seguridad bonaerense, Cristián Ritondo declaró a la prensa: “Estas formas inhumanas de trabajo terminan en accidentes fatales y es nuestra responsabilidad cuidar las vidas, no permitir este trato es también brindar seguridad”.

Con la celeridad con la que se actuó al recibir la denuncia, en estos casos desde los órganos oficiales se deberían difundir los nombres de los productores que por achicar costos continúan sometiendo a esclavitud a seres humanos en el siglo XXI. “Falta resolver la situación de la firma propietaria”, reza el parte oficial.