El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación encabezó un operativo de rescate de un lobo marino que circulaba por un barrio privado de Escobar, provincia de Buenos Aires. Este inusual hecho se registró a pocos días de que agentes de la Dirección de Inspectores asistieran a otro ejemplar que apareció a la vera del río Gualeguaychú.

Ahora, el lobo marino se encuentra en viaje a San Clemente del Tuyú, donde será liberado próximamente al mar junto con el ejemplar hallado en Gualeguaychú, que desde su rescate permanece al cuidado de la Fundación Mundo Marino.

A diferencia del ejemplar anterior, este se habría desviado de su entorno marino a través del Río de la Plata, sorprendiendo a los vecinos del barrio privado CUBE, ubicado a orillas del río Luján, quienes lo vieron desplazándose por los caminos internos. La primera intervención estuvo a cargo de la Dirección General de Defensa Civil de Escobar y de la Fundación Temaikèn, que tomaron al animal y le realizaron controles veterinarios.

Con esta aparición, sumada a la de Gualeguaychú y otra más detectada en los últimos días en las inmediaciones del Riachuelo, el Ministerio de Ambiente registra la presencia de lobos marinos perdidos de su hábitat. Entre los motivos que explican el fenómeno, se destaca la baja temperatura de las aguas marinas, que los impulsa a nadar mayores extensiones en búsqueda de alimento. Otras posibles causas del alejamiento de estos mamíferos de sus rutas de referencia habituales son las tormentas o las crecidas o bajantes extraordinarias de cursos hídricos.