El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible activó el operativo de rescate de este ejemplar de aguará guazú (Chrysocyon brachyurus) hallado fuera de su hábitat natural. Se trata de una especie amenazada en nuestro país, con pocos ejemplares en vida silvestre.

Su área de distribución está en las provincias de Corrientes, Formosa, Chaco, norte de Santa Fe y Córdoba y este de Santiago del Estero. También es probable su presencia en el norte de Entre Ríos.

El ejemplar fue trasladado al Centro de Recuperación de Especies de la Fundación Temaikèn, donde el equipo de veterinarios y cuidadores le realizan los controles necesarios para saber si requiere algún tratamiento clínico y evaluar su estado sanitario y comportamental. El animal quedará alojado en un espacio aislado y ambientado para que mantenga su comportamiento silvestre y pueda así reinsertarse a su medio natural.

El aguará guazú es el más grande de los zorros sudamericanos. Su pelaje es más bien largo, de color rojo, y en la nuca y la cruz tienen una especie de crin oscura. Es omnívoro y caza de manera oportunista ratas, armadillos, cuises, aves, pequeños vertebrados e insectos, complementando su dieta con frutos silvestres.